| 2/16/2006 12:00:00 AM

Una patente andina

Santiago Pinzón, columnista de Dinero.com y consultor del Intellectual Property Institute (IIPI), señala las medidas que deben tomarse para modernizar el sistema de patentes en la región andina.

El TLC aún no se ha implementado y ya está motivando la discusión de temas fundamentales para que la Comunidad Andina sea más competitiva. La necesidad de precisar la interpretación del artículo 266 de la Decisión 486, (normativa común de propiedad industrial de la Comunidad Andina) para destrabar la negociación en la mesa de propiedad intelectual, invita a proponer un tema más amplio en materia de patentes para nuestra región. Colombia, Perú y Ecuador deberían propiciar un debate pragmático con Venezuela y Bolivia, para crear en el contexto del Sistema Andino de Integración (SAI) ya existente, un sistema andino de patentes. El objetivo sería crear una patente andina, la cual funcionaría como una herramienta ideal para propiciar la innovación, el desarrollo y atraer la inversión.

A nivel mundial, a medida que se han presentado avances en la ciencia y en la tecnología las oficinas de patentes han experimentado un aumento en las solicitudes de patentes. Debido a que las oficinas en cada país tienden a realizar las mismas funciones en el procesamiento y sistema de solicitud de patentes, se pueden identificar elementos comunes: 1)una disminución en la calidad de evaluación para otorgar patentes, 2)una duplicidad de trabajo por parte de las diferentes oficinas, 3) un incremento significativo en los costos legales para proteger la propiedad intelectual, 4) un déficit de personal calificado para evaluar las solicitudes y finalmente, 5) un periodo de tiempo demasiado extenso entre el momento en que solicita un patente y cuando finalmente se concede (actualmente varía entre 2-5 años).

La capacidad técnica, financiera, administrativa, política y legal de la oficina de patentes de Colombia, Ecuador y Perú tendrá que ser fortalecida para enfrentar la avalancha de solicitudes de patentes una vez se implemente el TLC. Si queremos pasar de los eternos discursos en las cumbres andinas a construir una comunidad atractiva para hacer negocios e invertir, como también para facilitar el ciclo de innovación, se debería hacer realidad la posibilidad de obtener una patente andina, similar a la patente europea que existe desde 1973 en la Oficina de Patentes de Europa (EPO), la cual cuenta con 30 países miembros.

La EPO le permite a cualquier individuo o empresa solicitar la expedición de una patente europea, valida en el número de países que el mismo solicitante señale estar interesado y que formen parte de la EPO. La patente europea otorga los mismos derechos que una patente expedida por la oficina nacional de patentes de cada país pero con el beneficio legal y económico para el solicitante de solo realizar el proceso una vez y no treinta.

La Organización Mundial de la Propiedad Intelectual (OMPI) ha venido desde hace años estimulando la harmonización sustantiva de los procedimientos de solicitud y examen de patentes, como también de los derechos otorgados. El Tratado de Cooperación en Materia de Patentes (PCT) es un ejemplo real y efectivo en este sentido. La creación de oficinas regionales de patentes para reducir costos y unificar procedimientos fue una de las conclusiones de la conferencia del Sistema Internacional de Patentes celebrada en Ginebra en marzo de 2001, organizada por la OMPI.

Los ciudadanos andinos queremos una comunidad andina que facilite hacer negocios y no que los impida. Para crear un sistema andino de patentes se necesita identificar las necesidades institucionales y jurídicas, analizar con el sector privado sus fortalezas y debilidades como también construir un enorme compromiso político. No hay duda que es un tema complejo y de muchos intereses, pero también es cierto que una efectiva y económica administración y protección de las patentes en la región andina permitiría innovar lo cual significa desarrollo, empleo y crecimiento económico. ¿No es eso lo que queremos todos? Iniciemos el debate.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?