| 9/2/2005 12:00:00 AM

Una boda charra

En el afán del gobierno por asegurarle rápido un pretendiente a la quedada <B>Telecom</B>, son más las dudas que las certezas de cómo se hará la unión. Un memorando de entendimiento difícil de entender fue el primer paso serio en esta historia.

"En el mundo actual, las telecomunicaciones son el motor de las economías modernas, son el eje que hace factible una parte importante de la actividad económica de los países, es lo que empuja hacia delante a la modernidad en estos países, un retraso en la infraestructura de las telecomunicaciones puede tener consecuencias en el resto de la economía".



Así argumentó el magnate mexicano Carlos Slim el viernes en la mañana, en una especie de pedida de mano, el interés mutuo de Telmex y el gobierno de Álvaro Uribe en lograr una boda que iniciará el inevitable camino de Colombia Telecomunicaciones, Telecom, a consumar su privatización.



Este camino al altar empezó a configurarse desde febrero pasado, con los primeros acercamientos entre las dos partes, no se sabe a ciencia cierta quién busco a quién, pero se ha convertido en rumor de analistas que habría sido el propio presidente Uribe quien contacto a Slim para proponerle el casamiento.



Tal versión improbada y poco clara de los primeros contactos es la introducción perfecta de la historia de un matrimonio por conveniencia que crece en interrogantes en la medida en que se ha pretendido darle forma.



Si bien el viernes se reunieron la Ministra de Comunicaciones, Martha Pinto de De Hart; el Director General de Telmex, el mexicano Jaime Chico Pardo; el Presidente Honorario de Telmex, el multimillonario Carlos Slim; y el Presidente de Comcel, Adrián Hernández; y el Presidente de Telecom, Alfonso Gómez; y de este encuentro surgió un memorando de entendimiento (MOU) entre Telmex y Colombia Telecomunicaciones, un preacuerdo como se ha denominado, la falta de claridad aún ronda el negocio.



Lo que se ha replicado en uno y otro medio de comunicación es que Telmex invertirá US$350 millones en la boda con Telecom. La dote arranca con US$50 millones en una cuenta mientras hablan de las condiciones de la unión.



Una parte de esta inversión inicial será a través de las acciones de la compañía Telmex Colombia, valorada en aproximadamente unos US$90 millones, y en efectivo los restantes US$260 millones. La mexicana con está operación controlará el 50% más una acción de la entidad fusionada, mientras el Estado colombiano y otros actuales accionistas se quedarán con 50% menos una acción. Todo esto consta en el MOU que está disponible en el sitio web de la Presidencia de la República.



Se acordó también, que Telmex recibirá una pago por servicios de administración (técnica, financiera y comercial) de la nueva compañía equivalente al 3% de los ingresos netos de la misma.



Durante el anuncio del preacuerdo nupcial, el presidente de Telecom indicó que en conjunto, sumando pasivos e inversiones, la operación involucraría recursos por unos US$3.300 millones.



Lo que está claro



De este afán por casar a Telecom, está claro que solo sirve un pretendiente musculoso financieramente, bien parecido en los mercados internacionales y con una brillante carrera en el sector de Telecomunicaciones.



Es claro que Telmex cumple a cabalidad con los deseos de los acudientes de la cortejada, pero lo es también que mientras se deciden capitulaciones y detalles de la ceremonia, un lapso determinado de 35 días, es lícito que otro pretendiente que pruebe cumplir con las cualidades deseadas entre a competir. Telefónica clasifica, pero se ha mostrado inseguro y vacilante, lo que no es muy gustador cuando de ir al altar se trata.



ETB y EPM no son pretendientes, son partes interesadas que según el MOU, pueden acceder "a través de cualquier forma comercial de asociación" al tipo de matrimonio que decidan los grandes.



Es claro que le llegó la hora a la quedada Telecom, pues sus amigas de la región (México y Venezuela por ejemplo) desde hace más de 10 años decidieron dar el si y han cosechado vástagos fuertes y bien parecidos como el mismo Telmex, y el tiempo juega en contra de la colombiana que con el paso de los años ha perdido valor y cada día se ve más anticuada tecnológicamente. Además, su arcas se han empobrecido con la soltería, y necesita parejo para lidiar con los gastos que tanto ahijado (16.300 pensionados) le demandan.



"La alianza estratégica, además de aportarle nuevos recursos a la operación, permitirá la vinculación de la movilidad a su portafolio de productos y servicios garantizando la viabilidad financiera de Colombia Telecomunicaciones en el mediano y largo plazo, y el pago de las pensiones de la empresa en liquidación", dijo la Ministra, Martha Pinto de De Hart.



Respecto al contexto de está urgente boda, también se tiene claro que en Colombia se conjugan para Telmex, y la misma Telefónica, dos factores que hacen al país muy atractivo: la baja penetración de banda ancha y la aún baja densidad de la telefonía móvil, comparadas con las estadísticas de los otros países de la región.



La nueva compañía hará un acuerdo con Comcel para prestar servicios de telefonía móvil.



Se espera que quien se case con Telecom, explotará el modelo de empaquetamiento y preste servicios integrados de voz y datos sobre dispositivos móviles y fijos, junto a conexión a Internet, estás son las cualidades de los activos que ofrecerá la colombiana a su consorte.



Jaime Chico Pardo, Director General de Telmex, destacó las inmensas posibilidades que Telecom tiene en el desarrollo del servicio de banda ancha. "De concretarse esta iniciativa, el Telecom fortalecido invertiría en dos años cerca de US$310 millones en infraestructura de Banda Ancha y en modernización de la red", manifesto.



Es claro que tecnológicamente la conveniencia de está unión radica en que, si bien el negocio de la telefonía móvil está en su mejor momento y ha generado excelentes dividendos a sus dueños, el negocio pulpo a mediano plazo está en las redes de la telefonía fija, en las que se apoyará la venta y expansión de servicios de banda ancha y valor agregado, es decir, de contenidos: televisión, telefonía y datos por IP. Por eso quien se quede con la red de Telecom, se quedará con el negocio del siglo XXI en el país.



Telmex tiene clara esta oportunidad desde hace un par de años, no en vano fue el inició de su avanzada sobre los activos de AT&T Latin America, quedándose con operaciones en México, Brasil, Argentina, Chile, Colombia y Perú. Un movimiento estratégico, que respondió al freno de su crecimiento desde 2000 con la congelación de las tarifas telefónicas en su país, obligándola a impulsar sus ingresos con el negocio de datos.



También está claro, en el MOU consta, que el gobierno garantizará que la nueva compañía seguirá prestando los servicios que hasta el momento Telecom tiene en 997 municipios y más de 16.000 localidades en todo el país. Lo que es, además, un mandato constitucional a la empresa estatal que esta no puede desacatar.



Lo que no está claro



Si bien la lista de lo que no está claro podría resultar más corta que la anterior, es mucho más clave, pues puede dar pie a demandas posteriores por falta de transparencia en el proceso de ¿fusión, enajenación, venta? de Telecom.



Hasta ahora no se conoce un estudio riguroso sobre el valor de las redes de telefonía que Telecom ofrecerá a su pretendiente. En el balance de Colombia Telecomunicaciones de 2004 se muestran aproximadamente $2,8 billones (alrededor de US$1.200 millones) en activos, pero esta entidad es tan solo arrendataria de la red de la Telecom en liquidación, por lo que cabe la posibilidad de que sean un poco más.



Sobre este punto, no es claro qué pasará en el momento en que Telecom se liquide totalmente y sus activos pasen a la nueva compañía. ¿Quién será el dueño de estos activos públicos?.



Tampoco se sabe cómo se manejará la liquidación de las 15 empresas teleasociadas y las demandas por los joint ventures con extranjeros.



Y sobre la deuda financiera, que según declaración de Telecom no supera los US$370 millones, no quedó claro si la asumirá Telmex totalmente, o solo la mitad a través de la nueva compañía o por fuera de esta.



Sobre la operación como tal, no se sabe bajo qué figura se hará, pues en el MOU no consta cómo se hará la consignación de los US$260 millones. ¿Será capital de la nueva compañía, o se hará como inversiones de modernización?. Si se hacen inversiones posteriores, ¿cómo se tratarán dentro de la sociedad?.



Sobre el pasivo pensional se dijo en los medios que la nueva compañía conformada por Telmex y Telecom le pagaría a su predecesor, Colombia Telecomunicaciones, una suma anual durante 15 años a partir de 2006, para cancelar el pasivo pensional actual de $5,9 billones. El primero de ellos por $402.000 millones y luego serán reajustados al inicio de cada año calendario aplicando el incremento anual del IPC certificado por el DANE más un 4% sobre ese monto compuesto.



Pero una revisión más cuidadosa del MOU, no deja claro quién pagará ni cómo: "(...)la contraprestación (pago del pasivo pensional) será pagada en quince (15) instalamentos anuales, cuya forma de pago será definida en los documentos definitivos." ¿Pagarán a partes iguales estos 'instalamentos'? ¿Telmex pagará de una cuenta externa a la nueva compañía, o saldrá de las utilidades de esta?.



Aún no está claro si esta operación busca en parte calmar a los negociadores estadounidenses del TLC, que habían pedido que el gobierno saliera de las empresas de telecomunicaciones como Telecom, Colombia Móvil (Ola), y la Empresa de Teléfonos de Bogotá (ETB), alegando que al ser juez, legislador y parte del negocio no ofrecía garantías para empresarios privados del sector.



En el transcurso de las próximas semanas pueden esclarecerse o profundizarse estos interrogantes y hacer de esta una gran unión o un oscuro rejunte.



Por ahora es más fácil esclarecer si el dicho del presidente Uribe, "los mayores decían que lo más importante en una negociación es con quien se hace. Don Carlos Slim es muy buena persona, sería un gran socio para Colombia", es acertado y el suegro es de buena estirpe (Lea el artículo relacionado "Las estrategias de Slim").
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?