| 8/11/2010 7:00:00 AM

Una apuesta de negocios

Además de crear la empresa más grande de apuestas en línea del mundo, la fusión de PartyGaming y Bwin también les ayuda a sus accionistas a prepararse para la finalización del veto que tiene Estados Unidos sobre esta industria.

A través de una negociación que asciende a US$1.760 millones, PartyGaming y Bwin Interactive Entertainment AG, dos de las mayores casas de juego en línea, anunciaron su intención de fusionarse en los próximos días para constituir la mayor organización de apuestas en el mundo, que estará valorada en más de US$3.700 millones.

Bajo los términos de la negociación, cada accionista de Bwin obtendrá 12,23 acciones de PartyGaming por cada uno de sus títulos. Una vez esté integrada la nueva compañía, Bwin tendrá una participación del 51,6% y PartyGaming conservará el resto, dijeron las empresas en un comunicado.

La nueva compañía, que representaría ventas anuales por US$890,5 millones, tendrá su base de operaciones en Londres y estará enfocada en juegos en línea, que incluyen póquer, apuestas deportivas, casino y bingo. “Esta mega-unión les permitirá obtener mejores economías de escala en mercadeo, que es el mayor gasto en que incurren los sitios dedicados a apuestas en línea”, dijo Warwick Bartlett, presidente de Global Betting and Gaming Consultants, al periódico Wall Street Journal.

Ahora bien, más allá de los ahorros en costos y de la eficiencia operativa, varios analistas destacan que la movida está motivada por la posibilidad de que el gobierno de Estados Unidos acabe con el veto que tiene sobre los juegos de azar en internet, el cual fue impuesto en 2006. De hecho, el anuncio se produjo un día después de que el congreso aceptará la propuesta de crear un acta de regulación y protección al consumidor de las apuestas por internet, un documento que se considera el primer paso para acabar con la prohibición.

“Desde un punto de vista industrial, este es un movimiento ofensivo y defensivo. En Europa, Bwin y PartyGaming están perdiendo participación en el mercado de juegos de póquer, frente a Pokerstars y Fulltilt, por lo que la combinación de sus operaciones podría protegerlos. En Estados Unidos, el movimiento es ofensivo. Ellos quieren atacar ese mercado y están en mejor posición si unen sus esfuerzos”, comentó Gianmarco Bonacina, analista de SIM SpA, al servicio de noticia Bloomberg.

Cabe anotar que la compañía que se vio más afectada por el veto impuesto por el gobierno federal fue PartyGaming, que dejó de ser el servicio más popular del planeta para jugar póquer en línea cuando fue obligada a cerrar su operación en Estados Unidos, donde residía el 70% de sus usuarios. En la actualidad, la empresa es la cuarta en el mundo.

El director ejecutivo de PartyGaming, Jim Ryan, sostuvo durante el anuncio que las dos compañías están trabajando agresivamente en preparar estrategias y planes tácticos que les permita entrar de nuevo y de forma exitosa al mercado estadounidense. Por lo pronto, las empresas solo esperan la decisión de sus respectivas juntas de accionistas para finalizar el proceso.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?