| 2/1/2006 12:00:00 AM

Un intenso pulso

Ricardo Durán, de Corredores Asociados, dice que los indicadores de Colombia y Estados Unidos colisionaron durante la última semana.

La semana pasada presenciamos un interesante pulso entre el mercado de Estados Unidos y el de Colombia. Los norteamericanos mostraron altas cifras en la generación de empleos nuevos, la tasa de desempleo bajó de 4.9% a 4.7%, el banco central dio señales de mayores incrementos en las tasas de interés de los fondos federales y además se presentó una combinación inflacionaria por la caída que experimentó la productividad con un simultáneo incremento en los costos laborales.

En el terreno colombiano, la inflación de enero mantuvo su senda bajista y en este sentido le dio un espaldarazo a la política del Banco de la República de aumentar la de por sí elevada liquidez en pesos mediante sus constantes compras de dólares en el mercado cambiario. La inflación bajo de 4.85% a 4.56% entre diciembre de 2005 y enero de 2006, con una fenomenal caída en la inflación sin alimentos de 4.12% en Navidad a 3.88% en enero del año en curso.

Con estas cifras, colisionaron dos corrientes en los mercados de capitales: las fuerzas alcistas en las tasas de interés de los treasuries por la mejora en el empleo y los futuros movimientos de la FED y las fuerzas bajistas sobre las tasas de negociación de los TES bajo el impulso de una inflación decreciente.

Terminada la semana, se podría decir que el mercado de TES salió bien librado pues las tasas de interés de los TES se mantuvieron estables en medio del incremento que acusaron las tasas de la deuda soberana americana. Se comprueba así una vez más que los fundamentos internos permanecen sólidos en medio de una senda creciente en las tasas de interés externas.

Sin embargo, otra fue la historia en la renta variable. Tanto el mercado de Estados Unidos como el de Brasil y el de Colombia, experimentaron retrocesos importantes. En particular, el Bovespa de Brasil y el IGBC colombiano hicieron una saludable pausa después de vivir en el primer mes del año un alocado proceso de valorización.

Por su parte, la tasa de cambio terminó prácticamente plana en medio de la intervención estabilizadora del Banco de la Republica con una menor presión de los flujos externos cuya llegada aminoró en virtud del fortalecimiento que experimentó el dólar de Estados Unidos frente a las monedas duras y del aumento registrado en las tasas de interés de los treasuries.

Lo que puede pasar esta semana:

Esta semana no salen cifras importantes de Estados Unidos, salvo la balanza comercial de diciembre que se publica el viernes 10 de febrero. El dato, que debería propiciar un debilitamiento del dólar se debilite a nivel mundial, podría ser favorable para los activos emergentes.

Sin embargo, del martes al jueves se realizan las subastas de treasuries a 3, 10 y 30 años por un monto total de US$48.000 millones. Esta colocación primaria de papeles, que tradicionalmente no tenía mayor trascendencia, últimamente se ha convertido en un riesgo para los activos locales, al punto que hoy en día tiene mayor capacidad para volatilizar los TES que la subasta que realiza periódicamente Crédito Público.

La razón que explica este fenómeno tiene que ver con la mayor velocidad que viene ganando el endeudamiento público norteamericano por la necesidad de financiar gastos no programados relacionados con los huracanes Rita, Katrina y Vilma. En particular, la subasta de los bonos a 30 años es un acontecimiento que tiene muy preocupado al mercado habiéndose visto que en las últimas subastas de títulos de menor duración se han presentado elevadas tasas de corte.

Por estas razones, creemos que los TES de nuevo van a ser probados por el fundamental externo, siendo pruebas superadas el incremento en la tasa de interés de los fondos federales y el repunte del empleo la semana anterior. Sin embargo, creemos que de nuevo saldremos airosos de esta tercera prueba de esfuerzo y que la deuda pública tiene pendiente el cobro de la caída en la tasa de inflación.

Para la tasas de cambio esperamos una semana con una leve tendencia alcista consistente con el incremento esperado en las tasas de negociación de los TES en la que seguramente el Banco de la República va a aminorar sus intervenciones en el mercado cambiario.

En relación con las acciones, esperamos que una leve tendencia alcista del IGBC impulsado por la anticipación de las futuras noticias que dará el avance en el período de asambleas. Si bien entendemos que estas son razones para esperar algunas valorizaciones, nos gustaría ver un mercado de acciones que busque formar un techo que impida las valorizaciones atípicas de inicios de año.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?