| 7/27/2011 5:00:00 AM

Un caso de Green Shoe que usted debe conocer

Con una disposición sobre lo que se haría en caso de sobredemanda de acciones de Segunda Ronda, la emisión de hoy miércoles podría subir en teoría hasta la impresionante suma de $13 billones. ¿Por qué?

Green shoe. Así se le llama a una cláusula en los prospectos de colocación de acciones que le permite al vendedor hacer una venta mayor a la prevista en caso de que haya una sobredemanda.

Este término tuvo su origen en la venta de una empresa Green Shoe Company, que empleó ese permiso de vender más acciones a mediados del siglo XX.

Esta opción será un asunto que estará discutiendo hoy el mercado con frenesí. El Aviso de Oferta Pública para las acciones Segunda Ronda de Ecopetrol, que se publicó el martes, prevé que a juicio de la junta directiva de la petrolera, se podría vender cualquier cantidad adicional de acciones si hubiera más demandantes.

Eso qué implica. Que en teoría, la emisión que se estimaba en $2,2 billones podría ser sustancialmente mayor. Hoy la petrolera tiene autorización para vender hasta el 9,9% de su propiedad y en los anuncios previos se había señalado que solo se ofrecería el 1,67%.

La cifra más reducida había dejado bastante tranquilos a los analistas que todavía al inicio del miércoles, el día de la emisión de las acciones Segunda Ronda, piensan que no hay suficiente liquidez en el mercado nacional para absorber montos mayores.

Ahora, lo que queda claro, de nuevo en teoría, es que la venta puede subir hasta la suma más bien escalofriante de $13 billones, que significaría que cuando menos se pagaría de inmediato el 20% de esa suma – $2,6 billones – si el resto se cancelara con el crédito de la empresa.

La razón para que esto pase está en una apreciación jurídica. Algunos observadores estiman que hay un gran riesgo de que la emisión se vaya a un pleito legal si no se atiende a todos los inversionistas nacionales personas naturales y entidades cooperativas que quieran comprar.

Esto porque en la tercera ronda se le permitirá la entrada a inversionistas extranjeros en igualdad de condiciones con los locales. Así, quienes no pudieran entrar en esta segunda ronda podrían alegar que se les discriminó y se les negó el derecho a entrar en la petrolera. Sin importar si pueden ganar o no, lo cierto es que una queja de esa naturaleza, más si la hacen grupos grandes de ciudadanos, dañaría la imagen de la operación y quizás podría entorpecer la próxima.

Entonces, accionistas, alístense a ver el Green Shoe en acción.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?