| 2/23/2007 12:00:00 AM

Tributar aconseja

En un mundo globalizado, donde las operaciones no solo se realizan en mercados internacionales sino entre matrices, afiliadas, subsidiarias, subordinadas, llegar a un conjunto de estándares contables de carácter mundial de alta calidad, sería de gran utilidad.

Los IFRS, conocidos en español como las normas Internacionales de Información Financiera (NIIF), no son otra cosa que las reglas e interpretaciones contables adoptadas por el “Internacional Accounting Standards Board” (IASB) (Junta encargada de emitir los estándares de contabilidad Internacional), conociéndose algunas de ellas por el antiguo nombre de “International Accounting Standards” (IASs).

Los IASs fueron emitidos en 1973 y en el 2001 fueron recogidos por el IASA, que continuó desarrollando nuevos estándares bajo en nombre de IFRSs. Aunque los IAS ya no se emiten, los antiguos expedidos siguen manteniendo su vigencia, a menos que un nuevo IFRS lo reemplace. Los IFRS son aplicados en países y regiones como Australia, la Unión Europea, Turquía, entre otros, mientras otros países como Rusia tienen ya definida la fecha de entrada en vigencia de los IFRS.

En Estados Unidos los estándares de contabilidad están regulados por los US- GAAP`s (Generally Accepted Accounting Principles). Existen algunas diferencias en tratamientos contables entre los IFRS`s y los US-GAAP`s, sin embargo en reuniones entre IASB y el US Financial Accounting Standard Board se ha acordado trabajar conjuntamente para reducirlas. En América Latina no se ha logrado ningún avance en el tema de armonizar los estándares locales a los IFRS`s.

En Colombia se tiene el DR 2649/93 como marco conceptual, pero existen otras normas que se encuentran contempladas en el código de comercio y en el estatuto tributario, que definitivamente no consultan los estándares internacionales.

La teoría contable convencional que dependía de normas escritas y de requerimientos legales poco a poco ha cedido su lugar a una información financiera más dinámica, que sirva de base para el desarrollo de modelos financieros, valuaciones empresariales cada vez más acordes con la problemática económica global y no como el mero registro de datos y la revelación de situaciones normales u anormales en el desarrollo de las actividades de los entes económicos.

En un mundo de apertura de mercados, la creencia de que todos los negocios son iguales, pero sus contabilidades diferentes a causa de la naturaleza o condición jurídica de la empresa, ha sido revaluada. Ha surgido la necesidad de estandarizar la contabilidad, para facilitar la realización de las operaciones de manera que los estados financieros sean entendibles por cualquier analista financiero, sin miramiento del lugar donde se encuentre. De la misma manera esta estandarización ha sido importante para facilitar la implementación de avances tecnológicos en la sistematización de la información de las empresas.

Estándares contables universales que lleven a tener una información financiera clara, transparente y comprensible para cualquier ente económico o persona, en cualquier lugar del planeta, evitaría igualmente el uso de la llamada “Contabilidad Creativa”, considerada por algunos como el aprovechamiento de las ventajas que dan los estándares locales o la ausencia de los mismos, de manera que se incluyan o excluyan en las cuentas determinados hechos con la intención de lograr un efecto en el mercado a partir de datos irreales, provocando así la desconfianza de los inversionistas con respecto a la información financiera.

En un mundo globalizado, donde las operaciones no solo se realizan en mercados internacionales sino entre matrices, afiliadas, subsidiarias, subordinadas, llegar a un conjunto de estándares contables de carácter mundial de alta calidad, comprensibles y comparables, constituiría una herramienta que facilitaría tales operaciones, un ahorro importante de esfuerzos y costos al interior de las empresas, y de inmensa utilidad para los inversionistas y los participantes de los mercados de capitales para la toma correcta de decisiones económicas.

.





¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?