| 9/12/2008 12:00:00 AM

Tratados cruciales

En pocas semanas se modificará el G2 con México para corregir un desbalance de US$2.000 millones a favor del país del norte. Colombia entrará al P4.

Colombia está cerca de sacar dos tratados comerciales de una gran importancia para los empresarios nacionales. El primero, de mucha más trascendencia práctica, es una modificación al G2 con México, que permitirá corregir un desbalance en el comercio entre los dos países, que hoy favorece en cerca de US$2.000 millones al país del norte. El segundo, es la entrada al P4, un grupo conformado por Chile, Brunei, Nueva Zelanda, y Singapur. Este acuerdo con países de la cuenca del Pacífico que puede tener un buen efecto para Colombia en materia de inversión extranjera.

Frente al primero, el viceministro de Comercio, Eduardo Muñoz, señaló que espera tener una definición casi completa a final de octubre. En la actualidad avanzan las discusiones para llevar los temas resueltos a una ronda, quizás la definitiva, que se llevaría a cabo en México. Con el ajuste al tratado, se permitiría la entrada de carne, leche, quesos y aceites colombianos a México. Los mexicanos por su parte, proponen que Colombia facilite el ingreso de tomates, trigo, harina de trigo, garbanzos y jugo de naranja.

Hoy la balanza comercial favorece fuertemente a México que tiene tres renglones de exportación particularmente grandes hacia Colombia: vehículos, teléfonos celulares y televisores de última generación.

Aunque todavía hay algunas dificultades, el Viceministerio espera que la semana próxima haya una respuesta mexicana a las últimas propuestas colombianas, de manera que se puedan cerrar las discusiones antes de noviembre.

En la modificación al tratado cambiarían también algunas normas de origen, que, como lo explica el viceministro Muñoz, estaban diseñadas para operar en el marco del G3 con Venezuela. El nuevo texto facilitaría la importación de materias primas para ser elaboradas y vendidas a México, especialmente en siderurgia y confecciones.

Así mismo, establecerá que los cambios de aranceles, que en general responden a necesidades coyunturales y que requieren acción rápida, sean definidos e implantados por la comisión administradora del pacto, sin tener que ser llevados a ratificación en los congresos de los dos países.

De hecho, una vez acordado el texto de la modificación al tratado, tiene que pasar por los Congresos para ser puesto en marcha.

El Pacífico en serio
El segundo acuerdo que debe estar listo el primer semestre del año próximo es el de unión al P4. Colombia llegó al grupo por invitación de Chile.

En general el ministerio de Comercio encuentra que la adhesión a este grupo tiene ganancias apenas marginales en comercio. Colombia ya tiene un pacto con Chile, en el que está desgravado el 90% de las exportaciones nacionales. Con los demás países hay pocas perspectivas de establecer grandes canales de compras y ventas.

En cambio, dice ese ministerio, en inversión el acuerdo puede ser muy interesante. La aparente amenaza de Nueva Zelanda en productos agropecuarios y de Singapur en bienes de consumo, fueron más bien reemplazadas en el caso chileno, por inversión directa en plantas que aprovechan los recursos locales. Algo igual debería pasar en Colombia, señaló Eduardo Muñoz.

Antes de que termine el año, Colombia debería haber enviado una carta de intención para vincularse al grupo y el trámite de aprobación de la entrada podría estar listo al final de primer semestre.


¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?