| 6/12/2008 12:00:00 AM

Tras los emergentes

El presidente mundial de 3M, George W. Buckley, habló con Dinero.com sobre sus planes de inversión. Colombia y Panamá con inversiones. Se miran adquisiciones.

 

Una modificación en la orientación de la inversión internacional de la multinacional estadounidense 3M mostró el miércoles el presidente mundial, George W. Buckley, a su paso por Colombia en una visita que lo llevó también a Brasil y Panamá.

La empresa, bien conocida por la cinta Scotch y por las notas adhesivas Post-it y que opera en 60 países, anda a la caza de oportunidades en el mundo en desarrollo. Buckley dijo que 3M hará sus nuevas inversiones manufactureras en China, pero a partir de ahora se ubicará lejos de la Costa Este, un lugar que ya considera demasiado caro. Alternativamente evalúa la opción de trasladarse a países vecinos como Singapur, Vietnam o Indonesia y piensan crecer en la India, un país al que naturalmente le ven un potencial enorme.

La empresa mantendrá su foco inversionista en los países BRIC, y en Polonia y Turquía, pero como lo dijera el ejecutivo en una presentación a sus accionistas, quiere mantener una “dieta estable de adquisiciones”. En este sentido Buckley dijo en Bogotá que con certeza exploran opciones para comprar empresas en Brasil, Argentina y Chile, en las áreas centrales de negocios de la empresa como las de películas industriales o salud.

En Colombia harán dos inversiones y describió su tamaño como de “unos cuantos millones de dólares”. De un lado, construirán una planta para manufactura de productos para el área médica, en particular electrodos, glutaraldehido y de conversión y corte de cintas médicas como el Micropore. La intención de la compañía es la de exportar desde Colombia para América Latina y el Caribe y encaja con su estrategia general de acercar la producción al cliente cuando tenga sentido.

Así mismo, establecerán un centro de demostración de sus tecnologías, un Customer Technical Center, en la terminología de la firma. “Es un caballo de Troya tecnológico”, dijo George Buckley para describir la estrategia que está detrás de este centro.

Allí ponen a disposición de sus clientes los avances recientes de la compañía. De esa forma paulatinamente les van encontrando aplicaciones locales que en muchas ocasiones son acondicionadas y aclimatadas por los técnicos de la compañía en cada país. Esta es la estrategia que han usado para desarrollar mercados con inversiones pequeñas. “Siempre hacemos eso. Así lo hicimos en Corea, en Rusia, en China, en Japón”, manifestó el ejecutivo.

Para aprovechar los beneficios tributarios de Panamá, también construirá una planta industrial en ese país.

El interés de 3M por hace el 65% de sus ventas fuera de Estados Unidos y trata de aumentar esa cifra, en especial en países emergentes, para evitar que sus ingresos se afecten por la desaceleración del país del norte. Los reportes del año pasado muestran que mientras las ventas internacionales crecen a una tasa de 12% compuesta anual, las de países emergentes aumentan a una tasa de 19%.

El enfoque emergente aparece entonces como prioritario. La empresa, fundada en 1902 a orillas del Lago Superior, en el estado de Minnesota, Estados Unidos, enfrenta una caída de 20% de su precio en bolsa que pasó de un pico de US$96 por acción en octubre a US$76 en julio.

Creación de riqueza
El presidente mundial de 3M se entrevistó con el presidente colombiano Álvaro Uribe en la mañana del miércoles. “Le dejé un tema de reflexión”, dijo Buckley. “Si Colombia quiere crecer y generar nueva riqueza solo hay tres cosas que puede hacer: manufactura, minerales y agricultura”, dijo. Su razonamiento está en que el sector de servicios es apenas un juego de la moneda oculta bajo una de tres cáscaras de nuez. “Se cambia el dinero de un lugar a otro”, ilustra. A su juicio, la única fuente de riqueza real está en la producción de bienes.

De otro lado, recomendó aminorar los impuestos corporativos en Colombia. El tema tributario se han vuelto cruciales para 3M. Uno de los objetivos de la compañía es rebajar su tarifa de impuestos a 30,5% en 2012. De modo que cuando se le dice a George Buckley por los impuestos corporativos colombianos que se redujeron de 36% a 33%, de inmediato opina que son demasiado elevadas. “Una cosa que los gobiernos deben saber es que las empresas no pagan los impuestos, sino que los recaudan”, argumenta. Señala que las empresas en general trasladan la factura imppositiva a sus compradores y que por eso, el interés del gobierno debería estar en reducir las tarifas para permitir que más consumidores compren productos de las firmas y a la vez paguen sus tributos.

Recuerda los casos de Singapur que tiene una tarifa de cero, lo mismo que Dubai. “Alemania acaba de rebajar su tarifa a 25%”, señala, para mostrar que el 33% colombiano sigue siendo demasiado elevado.




¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?