| 12/1/2010 8:00:00 AM

Transparencia y confianza, ¿alguien da más?

Todas las empresas lo buscan, pero no todas pueden dar esa garantía a sus accionistas, a los inversores, a los clientes y a la sociedad. El índice Dow Jones de desarrollo sostenible (Dow Jones Sustainability Index), cada año hace un balance de las empresas que cotizan en el Dow Jones.

Creado en 1999, el índice Dow Jones Sustainability Index (DJSI) realiza un balance anual a las empresas de los 19 supersectores que cotizan en el Dow Jones y premia a aquellas que tienen identificados y gestionados los riesgos de futuro y que son más aptas que otras para mantener su modelo de negocio por la confianza que genera su gestión. Una circunstancia que reduce la prima de riesgo de esas compañías en los mercados y favorece el valor de la marca, además de garantizar un proyecto estable de empresa para los profesionales que trabajan en ellas.

En el apartado de las telecomunicaciones la empresa Telefónica S.A. ha sido la que ha logrado la puntuación más alta con un 84%, 26 puntos porcentuales más que la media del sector. Una mejora que ha sido progresiva, a pesar de que los índices para lograrlo son cada vez más exigentes.

Alberto Andreu, director de Reputación y Responsabilidad Corporativa de Telefónica, no oculta la satisfacción de la compañía por este logro que han conseguido dos años antes de la fecha que se encontraba en sus objetivos.

En el planteamiento de la empresa, comenta, la preocupación no se fija en “cuánto dinero ganamos, sino en cómo, de qué forma, ganamos ese dinero, que debe de tener una garantía de transparencia e integridad” fuera de toda duda. “Cuanto mayor es la confianza que tienen los mercados en una empresa menor es el coste de la prima de riesgos”, afirma.

Liderazgo
Andreu explica que este liderazgo está respaldado por un gran esfuerzo y trabajo dividido en tres vertientes: sostenibilidad económica, medioambiental y social.

Telefónica aplica una estrategia globalizada de negocio en todos los países en los que se instala. “Tratamos de exportar un modelo de hacer empresa. Trabajamos con los mismos valores y parámetros en cualquier punto”. Un hecho que se constata en el apartado social de la sostenibilidad en el que se incluye el desarrollo de los recursos humanos, la retención de talentos en el país de origen, compromiso con los grupos de interés, seguridad y salud laboral y se establece una categoría de riesgo de proveedores. En la dimensión social, Telefónica ha logrado 90 puntos, la valoración más alta del sector, 32 puntos por encima de la media.

Andreu explica que donde la compañía opera la población tiene que sentir un beneficio real bien por la vía de la creación de empleo local o por los productos que se ofrecen al usuario de Telefónica.

“En Perú hemos establecido una tarifa especial para usuarios de telefonía fija inalámbrica de alrededor de 10€ (12,96 dólares) al mes, para usuarios de bajos recursos económicos que alcanzan casi ya 560.000 viviendas”, comenta orgulloso al mencionar que los proyectos que presentan intentan reducir la brecha económica, social o de salud entre los ciudadanos.

Sobre el terreno
Incluso apunta que el sistema de microcréditos establecido en algunos países también se podría empezar a gestionar a través del teléfono móvil.

“Se abren nuevos modelos de negocio”, señala Andreu, que permiten a la sociedad mejorar su calidad de vida. Uno de ellos es una aplicación para sordomudos de manera que a través de videoconferencia se pueden comunicar con un intérprete que traslada a cualquier servicio de emergencia (policía, bomberos, sanitario) sus necesidades. Otra de las aplicaciones permitirá que una persona que necesite rehabilitación pueda hacer los ejercicios sin salir de su casa a través de las indicaciones por teléfono.

Es lo que se denomina Innovación Social trasladada al ámbito de la salud, la tecnología y la banca móvil.

En lo que se refiere al apartado económico Telefónica tiene muy presente cómo recaudar sus ingresos, su código de conducta, la gestión de riesgos, anticorrupción, la relación con el cliente y la privacidad de los datos. Telefónica ha recibido una valoración en el DJSI de 83 puntos, lo que representa 23 puntos porcentuales más que la media del sector. En relación con el medio ambiente la importancia se fija en “el control de los aspectos ambientales en los procesos de la compañia”, comenta Andreu.

En medioambiente, la valoración del Dow Jones ha sido de 73 puntos, 21 puntos por encima de la media. Esta dimensión contempla aspectos de política ambiental, ecoeficiencia, información ambiental y cambio climático.

La principal mejora de Telefónica este año y donde ha logrado la mayor puntuación del sector se ha producido en la gestión ambiental, gracias a su Sistema de Gestión Ambiental Global y las nuevas certificaciones ISO 14001 del negocio móvil en Argentina, la actividad de telefonía fija en Perú y distrito C, la sede de la Compañía en Madrid, de modo que el Grupo ya tiene más del 50% de las empresas certificadas.

La compañía ya ha logrado la mitad del objetivo fijado para 2015 de reducción del consumo energético del 30% en redes.

“Ese tipo de acciones nos hace crecer en valor a los ojos de la sociedad y por esa razón buscamos nuevas estrategias”, que acerquen la actividad de la compañía a la población y a la solución de sus problemas. “Nuestro objetivo es ofrecer transparencia y confianza. Dar un plus de valor, no sólo competir por el precio”.

Continuar por este camino es el reto que se han marcado. “No te puedes quedar quieto porque te cogen”, dice el director de Reputación y Responsabilidad Corporativa de Telefónica, recordando que, este año, la diferencia entre el mejor y el peor del Dow Jones Sustainability ha sido tan sólo de ocho puntos.

 

 

EFE

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?