| 6/27/2007 12:00:00 AM

TLC quedó para el 2008: Analdex

El Congreso de Estados Unidos aprobó ayer el ATPDEA por ocho meses más con lo cual termina, por ahora, la incertidumbre que tenían floricultores y textileros del país sobre las condiciones bajo las cuales continuaría el comercio de sus productos con Estados Unidos.

El presidente de la Asociación Nacional de Comercio Exterior, Analdex, Javier Díaz, dijo que espera que el TLC entre Colombia y Estados Unidos entre en funcionamiento en 2008 o comienzos de 2009, una vez el Congreso de Estados Unidos entre a resolver el tema en septiembre de este año, cuando termine su periodo de descanso.

“Tras el descanso, que termina en septiembre, los senadores de Estados Unidos entrarán a considerar los cambios que se le introducirán al TLC, con relación al tema laboral, ambiental y algunos de propiedad intelectual”, dijo Díaz.

Anoche, la bancada minoritaria del partido demócrata norteamericano dio luz verde a la aprobación por ocho meses de las preferencias arancelarias de Colombia con Estados Unidos. Esta aprobación beneficia también a Bolivia, Ecuador y Perú que estaban a la expectativa de esta votación.

Los sectores colombianos que se benefician con las medidas son: flores, confecciones, calzado, cuero y petróleo.

De esta forma los exportadores colombianos que temían quedarse sin exenciones tributarias pueden respirar tranquilos, al menos por ahora, mientras se discute el Tratado de Libre Comercio con Estados Unidos.

En este momento, una delegación del gobierno colombiano en Estados Unidos, encabezada por el ministro de Comercio, Luis Guillermo Plata, busca el apoyo necesario para lograr la aprobación del TLC.

Perú es el otro país andino que aún no logra que se apruebe el TLC, aunque este ha superado su trámite legal en el congreso peruano. Lo mismo ha sucedido en Colombia, donde el legislativo colombiano aprobó el 14 de junio pasado el TLC, tras 21 debates, de los cuales 19 fueron en las comisiones conjuntas de Senado y Cámara.

En los últimos cinco años, las exportaciones a Estados Unidos desde Colombia, crecieron a una tasa promedio anual de 10%, al pasar de US$5.969 millones en 2001, a US$9.793 millones en 2006. Dentro de estas cifras, las exportaciones bajo Atpa - Atpdea, pasaron de US$801 millones, a US$5.068 millones, con un crecimiento promedio anual en el período de 44%.

El ATPA estuvo vigente hasta octubre de 2002, fecha a partir de la cual se le adicionaron nuevos productos, y se comenzó a conocer como ATPDEA

La incertidumbre
Desde que comenzó a dilatarse la aprobación del TLC con Colombia en el Congreso de Estados Unidos, empresarios del sector privado manifestaron su preocupación por el vencimiento de las preferencias arancelarias, pues estas serían reemplazadas por el Tratado de Libre Comercio.

Tanto el ATPDEA como el TLC permiten el intercambio comercial entre los dos países con cero arancel. La diferencia radica en que el primero existe para ciertos productos, mientras el segundo establece, además, procesos y tiempos específicos para la desgravación de los productos más sensibles, así como muchos otros aspectos que le otorgan una estabilidad jurídica a largo plazo a la relación comercial entre las naciones.

Que finalmente se hayan aprobado la extensión de las preferencias arancelarias es, sin lugar a dudas, una solución que alivia por ahora a ciertos sectores de la economía, pues estas se vencían el próximo 30 de junio. Para lograr que estas preferencias y otras condiciones comerciales entre los dos países entre en vigencia es necesario que finalmente el Congreso de Estados Unidos apruebe el TLC que ya se ha negociado con Colombia.

Aunque inicialmente el tratado finalmente negociado por las comisiones de ambos países no sería revisado, se conoce que el Congreso de Estados Unidos revisará los temas ambientales y laborales, sensibles para ciertos agricultores de ese país.


¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?