| 5/18/2009 12:00:00 AM

TLC con Panamá y Colombia serán aprobados

El gobierno del presidente Barack Obama dijo que dedicará "cada minuto" que sea necesario para lograr la aprobación por el Congreso de los TLC con Panamá y Colombia.

Esta acción podría ser un cambio aparente de la posición poco entusiasta por ese tipo de acuerdos demostrada por Obama en su campaña electoral.

 

Ron Kirk, jefe de la representación comercial estadounidense (USTR) y encargado de las negociaciones internacionales, no pudo sin embargo señalar con claridad una fecha para la aprobación de ambos tratados, que junto con el de Corea del Sur esperan ratificación legislativa.

En su primera intervención pública para hablar de la política de comercio exterior de Obama en Washington, Kirk no pudo incluso afirmar si esos acuerdos estarían listos en un año, conforme le había pedido un empresario de entre unos 300 que asistieron a su exposición en la Cámara de Comercio de Estados Unidos.

"Me gustaría darle una seguridad firme, pero puedo decirle que vamos a dedicar cada minuto de cada día para hacer de ambos una realidad", dijo Kirk. "Sólo Dios sabe lo que podría pasar en el Congreso".

"No es un secreto" que emisarios estadounidenses han estado trabajando intensamente con el gobierno panameño en semanas recientes para resolver asuntos pendientes, dijo Kirk en su discurso.

En cuanto a Colombia, indicó que desde la Cumbre de las Américas de hace casi cuatro semanas en Trinidad y Tobago estaba igualmente trabajando por orden de Obama en "una revisión amplia" con el gobierno colombiano a fin de encontrar "la forma de sacarlo adelante".

No dijo cuáles eran los temas de controversia, pero fuentes del gobierno y el Congreso han indicado que en el caso de Panamá se relacionan con derechos laborales y tributación internacional, y en el de Colombia con el poco avance en la protección de esos derechos y la vida de los sindicalistas.

Charles Rangel, presidente de la Comisión de Medios y Arbitrios de la Cámara de Representantes, había dicho este mes que el Congreso llegó a un punto en que no podía analizar el acuerdo colombiano sin "una intervención" directa de Obama.

Los tres acuerdos fueron negociados durante el gobierno del presidente George W. Bush, quien tenía planes de que fueran ratificados por el Congreso en el orden de su negociación: Colombia, Panamá y Corea. Bush sólo hizo el intento con el tratado colombiano, pero fracasó.

Antes de la intervención de Kirk, Myron Brilliant, vicepresidente de la Cámara, dijo a reporteros que el tratado con Panamá iría primero al Congreso antes del receso legislativo de verano de agosto, y seguiría el de Colombia antes de fin de año.

"En términos comerciales, el tratado con Panamá no representa mucho para Estados Unidos, pero su aprobación tendrá un gran simbolismo internacional", afirmó Myron Brilliant, vicepresidente para asuntos internacionales de la institución, que agrupa a más de tres millones de empresas, incluidas las megacorporaciones de la nación.

Durante su campaña electoral, el ahora presidente Barack Obama no mostró entusiasmo por los acuerdos internacionales de comercio y en su audiencia de confirmación, su representante comercial Ron Kirk dijo que iba a promover ese tipo de comercio aun cuando estaba convencido que "no beneficia a todos los estadounidenses".

Sin embargo, pese a ser impreciso en cuanto a fechas, Kirk tuvo un lenguaje totalmente diferente ante los empresarios al hablar de una apertura total hacia el comercio como vía hacia el reflorecimiento de las empresas y trabajadores estadounidenses.

Brilliant dijo que la aprobación del tratado panameño "demostraría a la comunidad mundial que Estados Unidos no sólo mira hacia adentro, hacia la protección de sus fronteras, sino a entablar compromisos con el resto del mundo".

 

 

AP

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?