| 5/4/2012 6:00:00 AM

TLC con EE.UU. cerró la puerta a carros usados

Ningún tipo de vehículo, ni cualquier otra clase de bien usado, ingresará a Colombia, a partir del próximo 15 de mayo, cuando entre en vigencia el Tratado de Libre Comercio.

Así lo manifestó el ministro de Comercio, Industria y Turismo, Sergio Díaz-Granados, quien fue enfático al afirmar que el Convenio Automotor Andino prohíbe la importación de vehículos usados. “Este Convenio se encuentra vigente y el TLC con Estados Unidos no lo elimina ni modifica”, aseveró.

En las actuales condiciones de mercado, ni bajo el amparo de los Tratados Comerciales que hoy Colombia tiene vigentes con otros países se autoriza la importación de vehículos usados ni de ninguna clase de bien usado, insistió.

”No entrarán vehículos usados, eso no lo contempla el tratado y hay medidas andinas que lo reglamentan el ingreso de vehículos usado pero avaluando caso por caso. No hay ninguna autorización legal en el tratado que permita la importación de forma masiva ni selectiva”, dijo el Ministro.

También anunció que la solicitud que fue puesta a consideración del Comité Triple A, y en la que los Ministerios de Ambiente y Desarrollo Sostenible, de Transporte y de Minas y Energía piden incorporar algunas modificaciones al Decreto 3803 (licencias de importación), fue aprobada.

De esta forma, señaló el Ministro, se corrobora la decisión que tomó el Gobierno Nacional, desde el antes de la negociación del Tratado con Estados Unidos, de prohibir la importación de vehículos usados.

Según el jefe de la Cartera de Comercio, también el Comité Triple A acogió la solicitud de especificar que todos los vehículos nuevos (incluyendo los saldos fríos) que se importen o se ensamblen en Colombia, deben cumplir con la regulación establecida por el Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?