| 10/22/2010 6:25:00 AM

TGI, las siguientes movidas

Después de culminar la primera fase de la ampliación de la capacidad de transporte en los proyectos Ballenas-Barrancabermeja y Cusiana, la empresa invertirá US$600 millones para aumentar su capacidad de distribución por medio de gasoductos regionales.

Los planes de expansión para los próximos cinco toman gran importancia para el crecimiento de la Transportadora de Gas Internacional (TGI), empresa perteneciente al Grupo de Energía de Bogotá. La compañía realizará inversiones por US$600 millones para llegar a otras áreas que no están atendidas y hacer inversiones en confiabilidad. Adicionalmente, considera que su presencia en Perú es estratégica para el negocio en el ámbito internacional. Así lo hizo saber el vicepresidente operativo de la compañía a Dinero.com.

Actualmente, TGI tiene en avance dos proyectos de expansión, uno de ellos es la expansión del gasoducto Ballenas-Barrancabermeja, que se encuentra en su etapa final. El otro proyecto, es la ampliación de los canales de transporte desde Cusiana, que está en marcha desde el año pasado y que proyectan terminar el próximo año. Al culminar estos dos proyectos, la compañía habrá aumentado su capacidad de distribución en un 60%.

Para la realización de estos dos proyectos, las inversiones realizadas por la compañía, en los dos últimos años, ascienden a US$560 millones. Primero, en la expansión de la red Ballenas-Barrancabermeja, TGI invirtió alrededor de US$180 millones. Y en el caso de la expansión de Cusiana, en la primera fase ha invertido US$200 millones y para la segunda fase proyecta necesidades de recursos por US$180.

“En total, el proyecto de Cusiana, tiene inversiones proyectadas por US$380 millones. La segunda fase se estaría terminando a mediados del próximo año”, dijo el directivo de TGI.

En cuanto termine estos dos proyectos, la compañía emprenderá inversiones concentradas en la construcción de 400 kilómetros de gasoducto nuevo que corresponde a la segunda fase del gasoducto Ballenas, y en otros proyectos de construcción de gasoductos regionales en la zona de occidente y en la zona del altiplano cundiboyasense para llegar a municipios que no tienen el servicio de gas y para mejorar la confiabilidad del servicio.

En ese sentido, la compañía ya se encuentra en conversaciones con los distribuidores del sur del país, para que desde Cali se puedan tener más líneas de distribución de gas a los departamentos de Cauca y Nariño.

En cuanto a confiabilidad, la empresa estudia abrir otra ruta que atienda la demanda de Bogotá y su área de influencia, con el fin de garantizar que en caso de falla no haya que suspender el servicio temporalmente. “Es importante realizar esta inversión ya que el 30% del gas que transporta la compañía es para Bogotá y la sabana cundiboyasence”, explicó el directivo.

En general, dijo Pineda, el 50% de los hogares colombianos de las zonas densamente pobladas, tiene acceso a gas natural. Por su parte, TGI transporta el 55% del transporte de gas en todo el país, de los cuales el 45% está en la costa atlántica, a través de la infraestructura de Promigas.

Por lo tanto, para la compañía la zona con mayor potencial de crecimiento es la zona del interior. “El 70% de la nueva capacidad de distribución está en esta zona. Aunque, no es preciso que se pueda pensar que se pueda llegar al 100% de los hogares del país, porque hay zonas que todavía están muy aisladas, todavía hay espacio para crecer. Las zonas más pobladas ya están atendidas, por lo tanto el ritmo de crecimiento será menor en la medida que las poblaciones a las que se está llegando son de menor tamaño”, complementó el directivo.

Presencia estratégica en Perú

TGI en consorcio con su socio mayoritario, la Empresa de Energía de Bogotá (EEB), tiene los derechos de transportar gas durante 30 años en el departamento de Ica, en Perú. Para ello, se encuentran construyendo una red troncal y de distribución de 280 kilómetros, para suministrar gas a cinco poblaciones del país inca. El consorcio invertirá cerca de US$136 millones aproximadamente en este proyecto.

“Esta inversión es muy importante para TGI, ya que el departamento de Ica, fue nombrado polo petroquímico de Perú y se van a construir dos puertos importantes para exportaciones que serán atendidos por el consorcio EEB-TGI. Además, después de Lima, es el primer proyecto de masificación de gas que se realiza en ese país”, aseguró Pineda.

La capitalización

Hace algunas semanas, Dinero publicó en una de sus Confidencias que uno de los mayores interesados en la capitalización de TGI, sería un fondo de inversión canadiense. Se trata de Brookfield Asset Management, que a finales de septiembre anunció la consecución de US$2.700 millones para cumplir sus planes de inversión en servicios públicos, transporte de energía renovable y energía, y que estaría buscando inversiones en América Latina. Brookfield tiene un fondo en Colombia de cerca de US$300 millones.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?