| 3/3/2008 12:00:00 AM

Tensión regional moviliza a América Latina

Se buscan urgentes gestiones para evitar que la peor crisis diplomática de la región en décadas, detonada por una incursión militar de Colombia en Ecuador, se convierta en un conflicto grave.

Los efectos de la acción en la que el sábado fue muerto el número dos de las rebeldes Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), Raúl Reyes, se agudizaron por una dura reacción del presidente de Venezuela, Hugo Chávez.

Tras acusar al mandatario colombiano, Alvaro Uribe, de "mentiroso, mafioso y paramilitar," Chávez ordenó movilizar tropas hacia la frontera con Colombia, tal como hizo Ecuador. Ambos países retiraron sus embajadores de Bogotá.

"Potencialmente (es la crisis) más grave que vive América del Sur desde la cuasi guerra entre Argentina y Chile en 1978 y desde la guerra de las Malvinas," dijo Eduardo Viola, profesor de Relaciones Internacionales de la Universidad de Brasilia.

El lunes, los países de la región aceleraron las consultas iniciadas el fin de semana para contener la crisis, incluyendo contantos entre presidentes y jefes de la diplomacia.

Brasil, con un reconocido liderazgo entre sus vecinos, usará "toda la fuerza" de su diplomacia y coordinará acciones con otros gobiernos para contener la crisis, dijo Marco Aurelio García, asesor para asuntos internacionales del presidente Luiz Inácio Lula da Silva.

En el marco de esos esfuerzos, Lula mantendría el lunes "conversaciones telefónicas con la presidenta de Argentina, Cristina Fernández de Kirchner," agregó García a la radio local CBN.

Brasilia no quiere interferir en acciones internas de otros países, "pero nuestro principio de no interferencia no puede significar indiferencia," dijo García.

Explicaciones a Ecuador
En Santiago, la presidenta de Chile, Michele Bachelet, dijo que, la incursión militar colombiana, "sin duda amerita una explicación por parte de Colombia a los ecuatorianos, al presidente de los ecuatorianos y al conjunto de la región."

Bachelet dijo a la radio local ADN que su Gobierno ya había tomado contacto con los de Argentina y Brasil, así como con el jefe de la Organización de Estados Americanos (OEA), para analizar la situación.

"Lo que todos queremos es que haya paz, paz en la región y en ese sentido tanto la OEA, como los presidentes, los colegas, el presidente (ecuatoriano Rafael) Correa, podemos jugar un rol en ese sentido," agregó.

El presidente de Paraguay, Nicanor Duarte Frutos, condenó la incursión colombiana y confió en que los organismos internacionales "tomen con seriedad la delicada situación y podamos pasar adelante preservando la paz y la convivencia pacífica."

"Paraguay defiende la autodeterminación de los pueblos y el respeto a la soberanía territorial. Nosotros condenamos cualquier agresión a la soberanía territorial de los pueblos y ojalá este conflicto se pueda resolver sin poner en riesgo la paz y la estabilidad en la región," dijo Duarte a periodistas.

En tanto Perú, vecino de Colombia y Ecuador, expresó su "enorme preocupación" con la crisis, que confió que ambas naciones y Venezuela logren superar.

"Confiamos desde Perú en que los lazos históricos de estos tres países pesen mucho más que cualquier diferencia circunstancial y que sin duda sabrán sus presidentes y cuerpos diplomáticos encontrar una salida apropiada," dijo el primer ministro peruano, Jorge del Castillo, a una radio.

El ex presidente cubano Fidel Castro, amigo de Chávez y de Correa, dijo que "se escuchan con fuerza en el sur de nuestro continente las trompetas de guerra, como consecuencia de los planes genocidas del imperio yanqui."

"¡Nada de nuevo! ¡Estaba previsto!," agregó en un texto publicado en el diario Granma, y lamentó que Correa debiera cancelar un viaje a Cuba, donde el lunes sería el orador principal de un seminario sobre globalizacion y desarrollo.

Sin embargo, para el profesor Viola, aunque la crisis potencialmente es muy grave, "difícilmente (los protagonistas) irán más allá de la retórica," en reacción a la acción de Colombia que consideró un duro golpe para las FARC.

Además, agregó, las reacciones condenatorias de los países de la región son normales, pero "es obvio" que Colombia actuaría para confrontar un "santuario" de las FARC, en la frontera ecuatoriana.

"Es responsabilidad de Ecuador controlar que las FARC no tengan un santuario" en el país, dijo el analista.

 

Reuters

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?