| 4/8/2008 12:00:00 AM

Telecomunicaciones, con espacio para crecer en A.Latina

México.- El explosivo crecimiento de las telecomunicaciones en Latinoamérica de los últimos años está lejos de terminar, ya que ahora es el turno de los servicios móviles de tercera generación (3G) y banda ancha, que podrían transformar a la región, dijeron observadores del sector.

Las nuevas redes inalámbricas de alta velocidad debieran colaborar en acortar el rezago tecnológico respecto a países como Estados Unidos, al disminuir la necesidad de comprar una costosa computadora para acceder a internet, ya que los teléfonos móviles cuestan una fracción de ellas.

Ejecutivos y funcionarios del sector dijeron en el Foro de Reuters sobre Inversión en América Latina que la industria ha sobrepasado año tras año todas las previsiones de expansión y que todavía queda mucho por hacer.

"En América Latina (...) hay mucho, mucho espacio para que las telecomunicaciones sigan creciendo," dijo a Reuters la semana pasada el subsecretario de Telecomunicaciones de Chile, Pablo Bello, quien calculó tasas de expansión sectorial de más del 10 por ciento promedio en los próximos tres años en la región.

El director de Finanzas de la gigante regional América Móvil, Carlos García-Moreno, recordó que "hace no demasiado tiempo, el consenso del mercado era que la penetración celular en América Latina no pasaría nunca de 35 por ciento. Hoy estamos en la región en 65 por ciento," puntualizó.

América Móvil, propiedad del magnate mexicano Carlos Slim, ya tiene 153 millones de usuarios en la región y actividades en 16 países de Latinoamérica y El Caribe, así como en Estados Unidos. Su principal rival es la española Telefónica, con presencia en 15 países y más de 100 millones de clientes.

"Lo que es claro es que había rezagos históricos que han quedado atrás, gracias al desarrollo de la tecnología celular," añadió el ejecutivo.

BANDA ANCHA TRANSFORMADORA
Las telecomunicaciones celulares han logrado hacer menos notable la escasa densidad telefónica de líneas fijas en países como México, donde en el 2007 se registraban casi 19 líneas por cada 100 habitantes. García-Moreno dijo que esperaba que para finales de la década la región en su conjunto alcance niveles de penetración de telefonía móvil de un 90 por ciento.

El gerente de Finanzas de la chilena Entel, una de las líderes del mercado móvil de su país, comentó que a medida que los mercados -como los de Chile y Argentina- se acercan cada vez más al 100 por ciento de penetración móvil, el foco se vuelve hacia las ofertas de contenidos de alta velocidad.

"Lo que viene es el valor agregado, como bajar música (de internet), multimedia. En las móviles queda mucho por desarrollar, creo que tenemos cuatro a cinco años de crecimiento explosivo, de desarrollo de las redes 'nomádicas' (móviles)," aseguró.

Los servicios 3G apuntan en principio a sectores de altos ingresos, pero a medida que bajen los precios de los móviles con capacidad 3G, que hoy están entre los 100 y los 200 dólares, irá masificándose, anticipó Armando Almeida, director general de Nokia Siemens Networks para América Latina.

Una computadora, el método más común para acceder a internet en la actualidad, sigue costando alrededor de los 1.000 dólares. El secretario de Comunicaciones y Transportes de México, Luis Téllez, hizo énfasis en la necesidad de que las nuevas aplicaciones y tecnologías tengan aplicaciones sociales y educativas para acelerar el desarrollo.

"Lo que va a transformar a México no es necesariamente que alguien tenga un celular," aseguró. "Lo que es más importante es que los servicios de banda ancha tengan aplicaciones en educación, en salud, en los negocios pequeños," agregó, una necesidad que se replica en toda la región.

 

 

Reuters

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?