| 7/31/2012 7:00:00 AM

Su carrera al alcance de un tuit

Hugo Leonardo Valenzuela Guzmán, más conocido como @Hugoleonrojito en Twitter, maneja taxi hace cinco años, hace dos entró a las redes sociales y en ellas encontró una manera de mejorar el servicio.

Luego de un brusco salto de la seguridad privada al timón de un taxi, afirma que hay un antes y un después de twitter en su trabajo. Hoy tiene más de 10.000 seguidores en esta red social, y asegura que su clientela ha crecido más del 30%.

Su ingreso a las redes fue inicialmente por información y curiosidad, abrió la cuenta en agosto de 2010. “Luego de ‘cacharrear’ la red social descubrí que la gente en Bogotá usaba Twitter como un medio de desahogo para quejarse del servicio de taxi y en general del servicio público en la ciudad”.

Sin embargo al principio Hugo no se atrevía a ofrecer su servicio, “me daba pena porque yo sabía que nadie me conocía y la gente iba a desconfiar de mi”.

La primera carrera: una feliz coincidencia


En marzo de 2011 mientras descansaba, una tuitera empezó a solicitar con urgencia un servicio al aeropuerto. “yo leí el trino y le dije con temor y pena que la podía ayudar, le pasé mis datos para que no desconfiara ella aceptó y tomó el servicio”.

Desde ese día ella lo empezó a recomendar por Twitter, “por supuesto, es una de mis clientes VIP porque gracias a ella empecé y desde ese día el negocio ha crecido”.

Hugo asegura que aunque en su servicio no hay inmediatez, el usuario siempre encontrará calidad. “No respondo muchas veces en el momento que me escriben porque estoy manejando, por eso no hay inmediatez en la respuesta, sólo en los momentos que paro respondo a quienes me escriben”.

Para reservar una carrera es preferible escribir con tiempo según el día y la hora. “En este momento prácticamente yo sé qué carreras tengo de acá a la primera semana de agosto”. Para agendar una carrera con él, la clave es avisar con tiempo y ser cumplido en la cita, “si yo le digo llego a las 5:000 a.m. llego a esa hora, así me agende 15 días antes”.

Está convencido de que su éxito ha sido la novedad de pedir la carrera por la red, la calidad en el servicio y el cobro justo. “Yo antes de ser taxista fui usuario y también fui maltratado”.

El negocio creció

Desde el día en que realizó la primera carrera, Hugo cuenta con tres socios, con quienes trata de reunirse cada mes para contarse cómo van las cosas. “No he querido crecer desmedidamente por garantizar la calidad”. Por esta razón Hugo implementó un proceso de selección empírico para seleccionar a quienes ingresan al negocio. “Conozco a sus familias y sus casas, antes que taxista necesito que sea persona, a mí no me interesa el dinero ni les pido comisión, lo que me importa es que todos estemos garantizando un buen servicio”.

Hugo asegura que seguirá dándole “palo al taxista mala gente”, pues ya se sabe que que no todos son iguales y las personas generalizan. Por ahora continuará leyendo sus mensajes y junto a su equipo no dejará de esforzarse para mejorar la imagen del taxista bogotano.
                     
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?