| 11/12/2008 12:00:00 AM

Soluciones a los problemas de movilidad

La Cámara de Comercio de Bogotá considera que si bien la ampliación del pico y placa ayudaría en el corto plazo, no es una solución para los problemas de movilidad.

Mejorar las condiciones de la malla vial, la calidad del servicio al usuario, reorganizar el transporte público colectivo, optimizar la red de semáforos, incrementar el control y cumplimiento de las normas de tránsito y mejorar las condiciones para la intermodalidad son algunas de las medidas que permitirían una mejor movilidad en la ciudad.

Así lo anunció la presidenta de la Cámara de Comercio de Bogotá, María Fernanda Campo, ante la posibilidad que estudia la Alcaldía Mayor de ampliar la restricción vehicular.

Si bien la ampliación de la medida de pico y placa para los sábados puede mostrar efectos inmediatos en la descongestión del tráfico, esta medida no corrige las fallas estructurales del sistema de movilidad de Bogotá. Adicionalmente, esta medida podría afectar las ventas del comercio en la época más dinámica del año.

Según la directiva, la experiencia tanto en Bogotá como en otras ciudades del mundo, como es el caso de Ciudad de México, muestra que el número de vehículos se incrementa con esta clase de iniciativas pues los ciudadanos buscan la manera de evadirla adquiriendo un carro o motocicleta adicional para su movilización.

En el caso de Bogotá, la cantidad de vehículos matriculados en la ciudad se incrementó en un 55% en los últimos seis años, mientras que las motocicletas casi triplicaron su número entre 2005 y 2007, según el Observatorio de movilidad de la CCB.

“Si bien no se puede afirmar que el incremento acelerado en el número de automóviles y motocicletas se deba a la restricción por placas –factores como el incremento en el nivel de ingresos y la reducción en el costo de los vehículos son determinantes en ello-, sí se convierte en otro factor que contribuye a la decisión de los hogares de comprar un vehículo adicional”, explicó Campo.

Con respecto a la alternativa que estudia la administración de ampliación del pico y placa para el día sábado únicamente para los vehículos matriculados en otras ciudades, como un mecanismo para incentivar que más automóviles se matriculen en la ciudad, la CCB considera que Bogotá y los municipios de Cundinamarca deben hacer una “tregua” en su disputa por capturar matrículas de vehículos nuevos y de traspasos entre municipios.

“El escenario deseable es que se busque una instancia de planificación de la movilidad de manera coordinada como ciudad región sin que se generen disputas para atraer recursos”, aseguró Campo.

Frente a la propuesta de los transportadores de reducir el pico placa para el Transporte Público Colectivo, la CCB considera que esto implicaría un aumento de 3.500 vehículos en horas pico lo cual sería una medida que no contribuiría a una mejor movilidad en la ciudad.

En concepto de la presidenta de la CCB, la congestión y los demás problemas de la movilidad en la ciudad, deben resolverse con medidas de fondo, consignadas en el Plan Maestro de Movilidad con iniciativas que permitan mejorar la calidad del servicio al usuario y reorganizar el transporte público colectivo, optimizar la red semafórica, incrementar el control y cumplimiento de las normas de tránsito, mejorar las condiciones para la intermodalidad y la movilidad alternativa y generar desincentivos para el uso indiscriminado del vehículo particular.

“Lo prioritario es una mejora sustancial en la oferta y servicio de transporte público colectivo. Mientras el ciudadano no tenga alternativas adecuadas que le presten seguridad, tiempos adecuados de viaje y calidad del servicio, el porcentaje de viajes en vehículo particular seguirá aumentando. Un sistema de transporte eficiente y con las condiciones señaladas puede empezar a cambiar el referente de quienes usan el vehículo particular”, aseguró Campo.

De otro parte, la CCB considera prioritario intervenir la malla vial con el fin de mejorar las condiciones de movilidad de la ciudad.

Otras medidas
Paralelamente, la ciudad debe implementar campañas de educación ciudadana para el cumplimiento de las normas y la apropiación de cultura ciudadana por parte de todos los actores (conductores de servicios público y privado, ciclistas, peatones y empresas con vehículos de cargue y descargue).

Otras medidas complementarias necesarias son: incentivos para los vehículos que transitan con mayor ocupación (3 o más personas) para que usen carriles prioritarios; el establecimiento de peajes para restricción de vehículos en ciertas zonas de la ciudad como el Centro Histórico y el Centro Financiero, acompañados de una oferta de movilidad alternativa dentro de las mismas (bicitaxis, bicicletas públicas); facilitación del intercambio modal a través de la creación de parqueaderos vehiculares y de bicicleta en estaciones de TransMilenio y zonas clave.

La CCB considera que la ciudad puede avanzar hacia la sustentabilidad a través de una administración adecuada de la demanda de transporte, utilizando mecanismos, que aunque pueden tener algún costo político, son claves para mitigar problemas ineludibles como la contaminación y la congestión. De acuerdo con la teoría económica, la demanda excesiva por el uso de las vías se reducirá en la medida en que el precio por utilización de las mismas se incremente, especialmente en las horas de mayor demanda (cobros por uso de corredores, cobros por congestión o por contaminación). Igualmente, la concertación con el sector privado (colegios, universidades, empresas, comercio) sobre horarios de funcionamiento, atención y labor es una herramienta que también contribuiría a la solución (flexi-time) permitiendo una distribución de la demanda a lo largo del día.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?