| 10/10/2011 3:30:00 PM

Slim, un genio para los negocios

Carlos Slim, el hombre más rico del mundo, no desaprovechó la caída en la cotización de las acciones en todo el mundo y comenzó a aumentar sus participaciones en The New York Times, Saks y Caixabank.

Si algo tiene claro Carlos Slim es que cuando el río está revuelto, hay que lanzar todos los anzuelos disponibles. De esta forma, ante la caída en el precio de las acciones en las bolsas de diversas partes el mundo, el hombre más rico del mundo decidió sacar su chequera y comenzar a elevar su participación en empresas que son claves para sus negocios.

Inicialmente, el magnate mexicano amplió su participación en el mítico periódico estadounidense New York Times, en la tienda por departamentos de artículos de lujo Saks Inc, y en Caixabank, uno de los bancos más importantes de España.

Según Bloomberg, a través de fondos de Inmobiliaria Carso, Slim adquirió 553.000 títulos del New York Times por unos US$3,8 millones, con lo cual incrementó su presencia accionaria a 7,3% -desde 6,9%-. En este caso, el millonario aprovechó que las acciones del diario han caído cerca de 36% en lo corrido de este año.

Algo similar sucedió con Saks Inc, donde se convirtió en el mayor accionista unitario al comprar 620.000 títulos y alcanzar el 16% de participación (que equivale a 26,5 millones de títulos). En este caso, Slim pagó unos US$5 millones y, de acuerdo con Reuters, aprovechó que la cotización del almacén ha caído 35,6% este año, ante los temores de volatilidad en la bolsa de valores y la creencia en Wall Street de que los despidos en cargos de alto nivel podría alejar a los compradores de artículos de lujo.

Ahora bien, quizás el negocio más redondo de todos lo realizó con Caixabank, donde apenas elevó su participación al 0,178%, tras pagar US$1,2 millones. En este caso, Slim fue nombrado consejero delegado gracias a lo cual apoyó a Petroleos Mexicanos -Pemex- para que elevara en 5% su participación en la petrolera española Repsol, en una operación valorada en más de US$1.700 millones.

En este caso, Pemex y la constructora Sacyr -la mayor accionista individual de Repsol- habrían llegado a un acuerdo para sindicar sus acciones llegar a 29,8% de participación y tomar el control de la dirección ejecutiva de la organización.

Con esta jugada, Carlos Slim tendría allanado el camino para que su empresa de servicios de ingeniería -Swecomex- participe en los diferentes proyectos de la petrolera española. Al fin y al cabo, recuerda la revista Forbes, la empresa es una socia clave de Pemex para la construcción de complejos petroquímicos y plataformas de explotación.

Pero además, el millonario mexicano se beneficiaría porque entre los accionistas de Repsol está la misma Caixabank, que cuenta con cerca del 12% de los títulos. Con las cosas así, no es extraño que la entidad española además sea accionista de Inbursa, que fue la institución que ayudó a Pemex en la financiación de su compra.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?