| 12/19/2011 10:00:00 AM

Sindicalistas de Epsa podrían ir a paro

Terminó la etapa de acuerdo directo en el proceso de negociación de la Convención Colectiva de Trabajo entre Sintraelecol y Epsa, sin lograr ningún acuerdo. El viernes se reúne el sindicato para definir si se van a paro.

Los 150 trabajadores sindicalizados de la Empresa de Energía del Pacífico (Epsa) y la Empresa de Energía de Tuluá (Cetsa) piden un aumento salarial del 6,5% para 2012 y del IPC más dos puntos en 2013.

Así lo indicó a Dinero.com el secretario de Asuntos Internacionales de Sintraelecol, Héctor Chapit, al señalar que la empresa se ha mantenido en su oferta de incrementar los sueldos con base en la inflación causada.

El directivo sindical señaló que en los más de nueve meses de negociaciones no se logró ningún acuerdo y la compañía quiere llevar el caso a un tribunal de arbitramento.

“Hay trabajadores que desempeñan las mismas funciones y están afiliados a un pacto colectivo, y ganan mucho más que los empleados afiliados al sindicato. Exigimos trabajar en las mismas condiciones”, expresó.

El próximo viernes habrá una reunión entre los integrantes del sindicato de Epsa y Cetsa para evaluar si aceptan llevar la negociación a un tribunal de arbitramento, o si definitivamente votan un paro indefinido.

Dentro de los puntos de la Convención Colectiva propuesta por el sindicato se encuentran, además del aumento salarial, garantías sobre el respeto al derecho de libre asociación y planes de vivienda y educación.

Chapit afirmó que entre Epsa y Cetsa tienen 750 trabajadores, de los cuales 600 pertenecen al pacto colectivo y los 150 restantes están afiliados a Sintraelecol.

La Empresa de Energía del Pacífico es controlada por el grupo empresarial Colinversiones, que tiene una participación del 50,01% en el capital accionario de la compañía.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?