| 4/30/2009 12:00:00 AM

¿Se convertirá GM en "Government Motors"?

WASHINGTON  — Si el gobierno se convierte en el accionista mayoritario de General Motors, ¿También terminará al timón de la empresa?

De acuerdo con un plan de reestructuración iniciado esta semana por GM, la renqueante fabricante de vehículos convertiría al gobierno federal en dueño mayoritario para evitar la bancarrota. Ese cambio de mano es equivalente a una nacionalización parcial y extraordinaria de la empresa que fabrica Buick, Cadillac y Chevrolet, que ha sido independiente desde 1908.

El gobierno de Obama ha dicho que no está interesado en administrar una empresa de autos, pero con esa parte mayoritaria, podría estar tentado a promover sus propias políticas en temas como vehículos con combustibles alternativos y sindicatos, dicen algunos analistas. Y eso podría afectar los tipos de vehículos que salen de la línea de ensamblaje de GM.

"El temor que tenemos es que una empresa del gobierno se inclinaría por resultados de beneficio común, no en lo importante al final del día", dijo Gerald Meyers, profesor de finanzas en la Universidad de Michigan y ex director ejecutivo de American Motors Corp.

La propuesta de GM otorgaría al gobierno más de 50% de las acciones del fabricante a cambio de una condonación de US$10.000 millones de en préstamos. El sindicato United Auto Workers terminaría con el 39% de las acciones.

El plan está lejos de ser seguro. Los accionistas de la deuda no garantizada por US$27.000 millones , de GM lo han desestimado porque perderían la mayoría de su inversión. Y la Casa Blanca repitió esta semana que no quiere ser dueña de GM ni de ninguna otra empresa fabricante de autos.

Pero por su gran esfuerzo para rescatar a la industria automotriz, la Casa Blanca ya está demasiado involucrada en las operaciones de GM y Chrysler. Ha dado US$25.000 millones a ambas empresas y sus brazos financieros, y está dispuesta a darles más si es que sus planes de reestructuración son considerados viables. El gobierno de Obama ya ha demostrado su fuerza al obligar al retiro de Rick Wagoner, como director ejecutivo de GM.

GM dijo el lunes que seguirá teniendo control de las operaciones diarias de la empresa. Pero a discreción del departamento del Tesoro, GM reemplazará a varios de los miembros de su junta de directores en su reunión anual de agosto. En la mayoría de las corporaciones, la junta establece políticas y metas a largo plazo. Si el plan de reestructuración se concreta, al menos uno de esos puestos estaría ocupado por un representante del gobierno que velaría por los intereses de los contribuyentes.

(AP)

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?