| 2/21/2011 11:10:00 AM

Rivalidad entre magnates en México

La rivalidad entre Carlos Slim y el propietario de Televisa, Emilio Azcárraga, ha ido creciendo desde hace un año mientras ambos exploran ampliar sus operaciones en los mercados naturales del otro.

Ahora, las empresas de Slim no pautarán en Televisa, ventas que significaron el 1,5% de la cadena el año pasado.


El Gobierno mexicano ha prohibido que Slim, con una fortuna personal estimada en más de US$50.000 millones de dólares según la revista Forbes, participe en el mercado de la televisión, donde Azcárraga es el rey.

La mayor competencia entre las firmas, se hizo más evidente el viernes cuando Televisa anunció que las telefónicas del magnate Carlos Slim no comprarán publicidad este año en su red.

Por un lado, Azcárraga hizo su debut en el mercado de telefonía, donde manda Slim, a través de su proveedora de cable Cablevision, que vende paquetes de telefonía fija, televisión e internet.

Por lo tanto, además de liderar el mercado de televisión abierta en el país, Televisa es un jugador emergente en telecomunicaciones que ofrece telefonía fija e internet a través de sus empresas de televisión por cable, en un mercado tradicionalmente dominado por la telefónica celular América Móvil y la operadora de telefonía fija e internet Telmex, ambas de Slim.

Telmex es el principal proveedor de telefonía fija e internet de banda ancha en México, y Telcel lidera la telefonía inalámbrica en el país con 64 millones de usuarios.

Por otro lado, según CNN Expansión, la decisión de Slim pudo haber sido tomada después de que varios columnistas y diferentes periódicos nacionales, se hubieran pronunciado acerca de las quejas de Televisa sobre que Telmex había capitalizado en US$300 millones a Dish, una cadena de televisión por cable.

Aunque portavoces de Slim desmienten los rumores y dicen que el retiro de la pauta se debió a un alza en tarifas del 20%, Televisa ya había anunciado que las empresas operadoras de telefonía fija e internet Telmex y Telcel -nombre comercial de América Móvil en México-, no habían participado los planes de venta anticipada de publicidad en donde los precios son más bajos.

"Al no participar, cualquier contrato fuera del upfront tiene otro precio (más alto), es natural. Esto aplica para todos nuestros clientes, no sólo para las empresas de Slim", agregó el portavoz, quien no especificó el alza que se aplica tradicionalmente para aquellos que no compran publicidad anticipadamente.

Analistas dijeron la semana pasada que la pérdida de las empresas de Slim como anunciantes no tendrían un gran impacto en el desempeño financiero de Televisa en el 2011.

Sin embargo, la decisión de Slim podría llevar a otros de sus competidores en el sector minorista y de telecomunicaciones a reducir el ritmo al que compran publicidad a Televisa, una vez que su principal rival esté fuera de las pantallas.

 

 

(Reuters y Dinero.com)

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?