| 4/13/2007 12:00:00 AM

Riesgos para el crecimiento económico*

Más allá de la alentadora cifra de crecimiento económico de 6,8% durante 2006, es relevante mencionar que la actual estructura del crecimiento parece mantenernos en una senda sostenible en los próximos años.

En efecto, el reciente dinamismo económico viene jalonado por las empresas a través del crecimiento de la inversión pero también, de manera importante, por los hogares que cada vez consumen más.

No obstante, son identificables algunos riesgos que podrían aguar la fiesta de no ser enfrentados a tiempo. Estos riesgos están asociados al acelerado crecimiento de la demanda interna (cercanos de 10% anual) que supera ampliamente el crecimiento de lo producido al interior del país (6,80%), situación que está conduciendo a un boom de importaciones para atender esa demanda insatisfecha por la producción nacional.

Desde esta perspectiva, dentro de los principales riesgos para el crecimiento económico se encuentran, por una parte, la ampliación del déficit comercial sobre todo si este es explicado por un fuerte crecimiento de las importaciones de bienes de consumo y, por otra parte, la posibilidad de un excesivo apalancamiento del consumo privado que implique riesgos sistémicos para el sistema financiero o para las entidades que están otorgando créditos no bancarios.

Con respecto al tema del balance comercial este indicador registró un déficit anual por primera vez desde 1998 al quedar con un saldo negativo de US$143 millones al cierre de 2006. En un escenario de escasas presiones devaluacionistas por factores como sostenido crecimiento de la IED, ampliación del diferencial de tasas de interés entre Colombia y EEUU, debilidad del dólar a nivel mundial, entre otras, este riesgo es el más evidente en el corto plazo.

El segundo tema es difícil de medir pero algunas aproximaciones son útiles. El crecimiento del consumo privado (8,32% en el último trimestre) no ha venido acompañado de una reducción importante de la tasa de desempleo (estable alrededor de 12% en los últimos dos años) o un incremento significativo de las nuevas plazas de trabajo.

 

Un sostenido crecimiento del consumo sin reducción del desempleo solo puede sostenerse con altos crecimientos de los salarios reales y/o con menores precios de los bienes de consumo, de lo contrario significaría cada vez mayores niveles de apalancamiento que, bajo un escenario de tasas de interés al alza, pueden poner en riesgo la economía.

Desde esta perspectiva cabe mencionar que la cartera de crédito, principalmente la de consumo se mantiene con un acelerado crecimiento, el cual, bajo un escenario de mayores tasas de interés y escasa generación de empleo, solo es sostenible con menores precios para los bienes de consumo o con el acceso a crédito de nuevos segmentos de la población. En el caso de los bancos este tipo de cartera creció 55% anual en 2006, mientras que en el caso de las compañías de financiamiento comercial lo hizo en 75%.

Un tercer factor de riesgo para el crecimiento económico puede ser el incremento de tasas de interés por parte del Banco de la República que entre abril de 2006 y marzo de 2007 ha subido la tasa de referencia de 6% a 8.25%.

 

No obstante, este factor todavía no refleja una política contraccionista puesto que se mantiene amplia la oferta monetaria y, al mismo tiempo, existe un fuerte rezago en el impacto sobre otras tasas de interés de la economía, las cuales finalmente afectan las decisiones de consumo.

En conclusión, es altamente probable que bajo el escenario actual el crecimiento económico siga impulsado por el consumo privado y aunque hay riesgos que lleven a una moderación del mismo no se espera que se manifiesten, por lo menos, en la primera mitad de 2007.

 

*Por Germán R. Verdugo R.
Director de Investigaciones Económicas Correval

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?