| 5/3/2007 12:00:00 AM

Resultados esperados, en primer día en Washington

Uribe concluyó ayer la primera de tres jornadas en Washington como se había adelantado: saludos de siempre del presidente George W. Bush, miradas de duda de algunos demócratas y oposición cerrada de sindicatos y activistas de derechos humanos.

Es mucho más lo que está en juego para el presidente Alvaro Uribe en esta visita que en cualquier otra del pasado reciente. A sus gestiones para la aprobación del tratado de libre comercio (TLC) y más ayuda a través del Plan Colombia se ha unido el inesperado esfuerzo de recuperación de imagen después de las versiones que lo ligan a grupos paramilitares.

Para Bush, con quien se entrevistó temprano como primera actividad de una amplia agenda, Uribe no tiene que probar nada. Sus antecedentes de político de convicciones firmes en favor de la democracia y las libertades siguen siendo incólumes, dijo al comparecer ante reporteros.

Pero, el presidente estadounidense admitió que su colega, a quien volvió a llamar "amigo", puede estar en dificultades en otros frentes, especialmente el Congreso controlado por la oposición demócrata, a cuyos miembros Bush les pidió darle a Uribe la oportunidad de ser oído.

Uribe tuvo esa oportunidad con una serie de entrevistas en el Capitolio, que incluyeron al líder demócrata del Senado, Harry Reid. El jueves seguirá la serie, tanto como el viernes siguiente, en que el visitante partirá de regreso a Bogotá. 

Reid dijo a través de su portavoz, Federico de Jesús, que no emitiría formalmente un comentario sobre los asuntos tratados debido a que fue "una entrevista privada", una posición opuesta a la que siguió con la visita el mes pasado del presidente peruano Alan García, empeñado en las mismas gestiones de libre comercio.

Uribe ha traído para este viaje algunas guías para sus intervenciones. Ha dicho al lado de Bush y luego en otros sitios que su gobierno está empeñado en tres objetivos: consolidar la seguridad democrática, crear más confianza en Colombia para las inversiones y satisfacer objetivos sociales cruciales.

En la conferencia anual del Consejo de las Américas en el Departamento de Estado, Uribe tocó el tema más caliente de esta visita. Declaró que bien pudo aliarse a los paramilitares para hacer una lucha conjunta contra las guerrillas narcoterroristas y que los resultados hubiesen sido exitosos.

Pero, indicó que su gobierno evitó entrar en alianzas "con criminales para derrotar a criminales" porque prefirió hacerlo por la vía que señala la institucionalidad democrática.

En un toque de candor para la dirigencia política de un país que oficialmente confía en Dios, Uribe dijo que cada mañana al despertarse su pensamiento iba hacia Dios para pedirle no ser débil en su "decisión de derrotar al terrorismo en Colombia".

El presidente colombiano terminó su participación ante el Consejo de las Américas como empezó: con una ovación de pie, de unos 200 participantes.

El senador Patrick Leahy, demócrata de Vermont y presidente del subcomité de operaciones exteriores, dijo en una declaración coincidente con las gestiones de Uribe que lo ha apoyado en los últimos cinco años y continuaba apoyándolo y deseándole éxito.

"Ha hecho muchas cosas buenas para su país", declaró. "Pero eso no significa que yo esté de acuerdo con todo lo que dice o hace".

Leahy, como presidente del Comité de Apropiaciones, un panel que ha aprobado más de 500 millones de dólares en ayuda para Colombia cada año, ha retenido una entrega de 55 millones de dólares para las fuerzas militares colombianas.

Explicó que la retención continúa debido a que no estaba convencido de la forma en que el Departamento de Estado ha certificado que los militares respetaban los derechos humanos en sus operaciones contra el terrorismo y narcotráfico.

La gestión de Uribe en el Congreso no es fácil pues tratará de poner en su corriente a legisladores demócratas, como Leahy, que tienen grandes presiones de grupos sindicales para pedirle al gobernante garantías de respeto a los derechos humanos, incluyendo el derecho laboral y protección de sindicalistas.

Leahy se reunió el martes con Mario Iguarán, el fiscal general colombiano, quien adelantó que las investigaciones de asesinatos de sindicalistas, el punto crítico de los reclamos demócratas ligados al libre comercio, estaban arrojando una participación conjunta de paramilitares y fuerzas oficiales.

"Lamentablemente, los demócratas tienen los votos para la aprobación del tratado de libre comercio", dijo Stephen Donehoo, director de Kissinger McLarty Associates. "La mayoría de republicanos, incluyendo los miembros del gobierno, están totalmente convencidos de que el tratado debe ser aprobado porque Colombia es un país importante para la seguridad nacional de este país".

 

 

AP

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?