| 11/12/2008 12:00:00 AM

Remesas a Latinoamérica se mantendrán

Las remesas no sólo mantendrán su flujo regular en 2008 sino que aumentarán, pero para 2009 y 2010 les espera un panorama incierto, dijo un experto del BM.

Según Dilip Ratha, del equipo de migraciones y remesas del Banco, las remesas no sólo continuarán fluyendo y serán mayores en dólares nominales que en el año previo, pero su valor será menor en términos reales del Producto Bruto Interno (PBI), en que caerán del 2% en 2007 al 1,8% en 2008.

"Esta baja, sin embargo, será menor que el flujo de capitales privados u oficiales", agregó. "Ello quiere decir que las remesas seguirán siendo resistentes comparadas con muchas otras categorías de flujos de recursos a los países en desarrollo".

Ratha coincidió con Manuel Orozco, de la organización no gubernamental de análisis regional Diálogo Interamericano, con sede en Washington, en que "solamente" en México y Guatemala se verá una baja en los indicadores de la remesas, aunque no necesariamente todo se deberá a la crisis financiera en Estados Unidos.

Hablando junto a Robert Meins, del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) en un coloquio promovido por Diálogo Interamericano, Ratha dijo que en términos de dólares nominales, las remesas a los países en desarrollo en general se estimaban en 283.000 millones en 2008, un aumento de 6,7% frente a 2007. Sin embargo, en términos reales, las remesas caerán del 2% del PBI en 2007 a 1,8% en 2008.

Orozco dijo que la crisis financiera estadounidense ha dado lugar a "especulaciones y preocupaciones" sobre posibilidades de una disminución de remesas a Latinoamérica y el Caribe debido a que básicamente las versiones han estado asociadas a menores envíos que México ha estado recibiendo en meses recientes.

Indicó que las remesas a México bajaron efectivamente en agosto en un 12% con relación al año previo, lo que equivalía a unas 500.000 operaciones de transferencia de dinero.

La baja, además de la crisis estadounidense, se debía a un incremento del desempleo hispano en Estados Unidos del 5,4% al 8%, en el cual unos 125.000 mexicanos perdieron sus empleos entre enero de 2007 y agosto de 2008, así como al hecho de que los inmigrantes estaban ganando menos que el año pasado.

Igualmente, dijo Orozco sobre la base de datos de fuentes estadounidenses, el ahorro ha disminuido entre los inmigrantes de 3.500 dólares en 2007 a 2.500 en 2008; y unos 500.000 mexicanos fueron deportados en 2007, 150.000 de ellos arrestados en redadas en sus centros de trabajo.

Ratha dijo que las remesas eran "una de las fuentes menos volátiles de ingresos de divisas de los países en desarrollo" y que coincidentemente con esa tendencia "en estos malos tiempos" se verá una reducción de los flujos de capital, pero las remesas seguirán en el extremo opuesto de los ciclos económicos de los países recipientes.

Explicó que la persistencia de las remesas se debía a que éstas son enviadas por "flujos acumulados" de migrantes a través de los años y no sólo por nuevos migrantes de los dos últimos años; a que las remesas son una pequeña parte de los ingresos de los migrantes; a que los migrantes que ingresan deciden quedarse por más tiempo ante las dificultades de los controles fronterizos y las corrientes antiinmigrantes; y porque cuando los migrantes retornan a sus países se llevan consigo sus ahorros.

 

AP

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?