| 11/7/2008 12:00:00 AM

Regresó la volatilidad

El jueves de descolgaron las bolsas de nuevo. El IGBC -4,3% Baja de tasas de interés en Europa, malas noticias en Estados Unidos. Vistazo al mundo.

LONDRES - Las bolsas de valores del mundo bajaron el jueves después que un recorte a las tasas de interés en Europa, incluyendo una reducción efectuada por el Banco de Inglaterra mucho mayor a la anticipada, fueron insuficientes para aminorar el nerviosismo de los inversionistas en torno al panorama económico mundial.

En Latinoamérica, el índice IGBC de Colombia descendió un 4,3% a 6.874 unidades. El índice Bovespa de Brasil concluyó con una pérdida del 3,8% hasta 36.362, después que el ministro de finanzas del país anunció que la economía sólo crecerá el 4% el año próximo, un descenso de los cálculos anteriores de hasta 5%.
El índice IPC de México cayó 3,9% a 19.651 unidades, el IPSA de Chile descendió 2,7% a 2,527.

A los inversionistas les preocupa la decreciente demanda de las materias primas tales como productos agrícolas, minerales y el acero en el mercado mundial. Las empresas latinoamericanas son grandes productores de esas mercancías.
El índice FTSE 100 británico descendió 258,32 puntos, el 5,7%, y se ubicó en 4.272,41, mientras que el DAX alemán bajó 353,30, el 6,8%, a 4.813,57. El CAC-40 de Francia bajó 230,86 unidades, el 6,4%, a 3.387,25.

En Wall Street, el promedio industrial Dow Jones descendió debajo de los 9.000 puntos y perdió el 10% en dos días. Cerró con una pérdida de 443,48 puntos, 4,85%, en 8.695,79 después de haber caído hasta 502 cinco minutos antes de la sesión. El descenso más reciente fue provocado por un informe de pérdidas en la empresa Cisco Systems Inc. y bajas ventas al minorista en octubre.

El descenso del del 10% en el promedio industrial es el peor que se haya visto en dos días desde 1987, después que había subido la semana pasada sobre los 9.000 en su mejor semana en 34 años.

Mientras que el Banco de Inglaterra redujo su tasa básica en 1,5 puntos al 3%, su mayor abaratamiento desde marzo de 1981, el Banco Central Europeo y el Banco Nacional de Suiza se inclinaron por un medio punto. El banco central de la República Checa lo hizo con 0,75 puntos.

La iniciativa del Banco de Inglaterra fomentó la creencia de que el BCE iba a ser más contundente de lo que fue a la postre. Su decisión de abaratar la tasa básica solamente en medio punto decepcionó a los inversionistas.

"Al final, la reducción de la tasa del BCE fue una decepción en comparación con la adoptada por el Banco de Inglaterra", comentó la analista Jennifer McKeown, especializada en economía europea con la firma Capital Economics.

La falta de reacción positiva por parte del índice FTSE tras el abaratamiento del banco de Inglaterra indica que la entidad quizá haya reforzado los temores en torno a la duración y profundidad de la recesión económica en Gran Bretaña.

En Asia, el indicador de referencia en la bolsa de Japón, el Nikkei, se hundió un 6,5% a 8.899,14 puntos y el índice Hang Seng de Hong Kong se desplomó un 7,1% hasta las 13.790,04 unidades.

El principal parámetro bursátil de Corea del Sur, Kospi interrumpió cinco jornadas positivas al retroceder un 7,6%. Las bolsas de Singapur, Australia y China también tuvieron pérdidas sustanciales.

Las pérdidas estuvieron en consonancia con la debilidad mostrada el miércoles en Wall Street, donde el optimismo de los inversores por la elección de Barack Obama como presidente se esfumó rápidamente ante malas noticias económicas. El sector de los servicios en Estados Unidos _el componente más importante en el producto interno bruto del país_ se contrajo drásticamente en octubre por una caída en los pedidos y en el empleo.

Una serie de proyecciones con bajas en las utilidades de grandes empresas como Toyota Motor Corp. e Isuzu Motors Ltd. de Japón y la aerolínea Cathay Pacific Airways Ltd. de Hong Kong regresó crudamente a los mercados a la realidad de las malas condiciones en la economía internacional. Después de obtener ganancias considerables en los últimos días, numerosos inversionistas decidieron tomar ganancias.

"Tuvimos una semana de repuntes y luego estamos de nuevo en la realidad", señaló Francis Lun, gerente general de Fulbright Securities en Hong Kong. "Pese a la euforia por la elección, la economía del mundo no ha cambiado".

Malas noticias
La gran inestabilidad del mercado que caracterizó a la crisis financiera en septiembre y octubre ha regresado, y el panorama económico se está tornando cada vez más sombrío, antes de la temporada de compras de fin de año y del nuevo gobierno del presidente electo Barack Obama dentro de unos meses.


El secretario del Tesoro Henry Paulson se comprometió a colaborar con Obama a fin de tener una tersa transferencia del poder. Paulson indicó que una transición "metódica y ordenada" es lo más favorable para los mercados financieros.
La declinación de la bolsa de Estados Unidos se produjo a causa de los nuevos indicadores económicos, todos desalentadores.

El Departamento del Trabajo informó que hubo 481.000 nuevas solicitudes para apoyo por desempleo la semana pasada, con ligero descenso de la semana previa pero bastante dentro de lo que podría considerarse una recesión.

La cifra total de nuevos desempleados a fines de octubre subió a 3,84 millones, peor de lo que los analistas habían esperado y mucho más elevada que hace un año.
Asimismo las ventas al minorista para octubre fueron las peores en por lo menos 39 años, según el Indice del Consejo Internacional de Centros Comerciales-Goldman Sachs, dejando entrever que las ventas no serán tan buenas en esta temporada de fin de año.

La productividad de los trabajadores estadounidenses creció a un ritmo anual de apenas un 1,1% en el periodo de julio a septiembre, ante el 3,6% del segundo trimestre. Los costos laborales subieron.

Con el objeto de paliar los problemas económicos, la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, dijo que los demócratas impulsarían un paquete de estímulo económico, posiblemente ampliando el tiempo de pagos por desempleo más allá del tiempo usual, de 26 semanas.

Las empresas también han pedido ayuda. Los líderes de General Motors, Ford y Chrysler, junto con el presidente del Sindicato Automotriz Unido acudieron al Capitolio a fin de tratar sobre una solicitud de ayuda de miles de millones de dólares.
Previamente se anunció que el presidente George W. Bush ha decidido acelerar la adopción de su plan de rescate financiero por US$700.000 millones.

Paulson, que fue encargado por Bush para desarrollar el gigantesco programa, ha presionado a su personal para que haga todo lo posible a fin de demostrar que la administración trabaja intensamente por apuntalar el sistema financiero y lograr que los bancos vuelvan a reanudar sus normas habituales en la concesión de préstamos.

El miércoles, al día siguiente de que Obama ganara la presidencia, el Departamento del Tesoro detalló cómo utilizar un préstamo de US$550.000 millones antes de fin de año para respaldar el plan de rescate. El Tesoro dijo que venderá la próxima semana US$55.000 millones en bonos, incluyendo la readopción de notas a tres años, todo ello parte de las gestiones requeridas por el plan de rescate y un déficit presupuestario que según algunos podría alcanzar el billón de dólares el próximo año.

El déficit es uno de los obstáculos que tendrá que encarar Obama incluso mientras el gobierno acelera sus planes para adoptar el plan de rescate y la Reserva Federal afina su enfoque de la crisis.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?