| 11/23/2011 6:00:00 PM

Qué negocio tan macho

Gracias al invierno, las botas machitas o de caucho están de moda en el país. Solo este año se van a vender unos 400.000 pares para mujeres.

Al igual que los blue jeans que fueron creados como ropa de trabajo y que poco a poco se convirtieron en una prenda de moda, las botas de caucho están viviendo su propia metamorfosis: de ser calzado para el campo o el barro pasaron a ser un zapato fashion.

La pionera en este campo fue la fabricante inglesa Hunter, cuyas botas usa la realeza (el Príncipe Carlos y Lady Di fueron fotografiados con ellas), pero su golpe de suerte se dio cuando la modelo Kate Moss decidió usar botas de caucho con todas sus prendas. Eso catapultó a las Hunter, que se consiguen desde US$125 y que hoy están en los armarios de casi todas las actrices de Hollywood.

En Colombia, aunque se importan botas, la competencia se da entre empresas locales, como la tradicional Croydon, que es la reina del segmento y dueña de la marcas La Macha y Machita, y empresas como Bosi, que apuestan a un nicho más alto pero con el mismo producto: botas de caucho.

Nelly López, directora de ventas de Croydon, explica que aunque llevan 75 años produciendo zapatos de PVC, solo hace tres entraron en la onda de las botas femeninas con diseño, de las cuales sacan entre 3 y 4 colecciones al año. Por el lado de Bosi, su gerente, Clemencia Vélez, agrega que esta línea cada vez es más competida y por eso manejan 10 referencias.

Para todos

Aunque Croydon tiene una producción que le permite competir con los precios de las botas chinas, tiene la ventaja de que las suyas manejan un valor de referencia ($32.900), pero hay almacenes en donde las venden hasta en $80.000. Además, desarrolla la estrategia de las ventas por catálogo, a través de 12.000 ‘croydonistas’ que lo promocionan.

El invierno es el gran aliado de las botas de caucho, pues cada vez que la lluvia arrecia las ventas suben hasta 60%. Se calcula que en el país se venden unos 400.000 pares de este calzado al año. Su ventaja es el gusto de las mujeres por los zapatos, en los que las colombianas gastan unos $800.000 millones anuales.

Otros asiduos consumidores de las botas de caucho son los niños, quienes cada vez les sacan más el jugo, gracias a que sus papás gastan $370.000 millones al año en calzarlos. Para conquistar este nicho, Croydon adquirió las licencias de Disney.

Si la tendencia se mantiene, es probable que las niñas que hoy usan machitas sean las consumidoras fieles de las botas de caucho en el futuro.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?