| 4/17/2008 12:00:00 AM

Pymes, débiles para exportar

El comercio exterior sigue siendo una de las debilidades de las pymes no solo colombianas sino, en general de toda Latinoamérica.


En un mundo globalizado, donde los negocios internacionales inciden cada vez más en el crecimiento económico de los países, el comercio exterior sigue siendo una de las debilidades de las pymes no solo colombianas sino, en general de toda Latinoamérica.

 

De acuerdo con la investigación realizada por RGX y Visa ‘Conociendo a las Pymes exportadoras latinoamericanas’, solo el 46% de las pequeñas y medianas empresas de la región tiene algún tipo de estructura para comercio exterior, una cifra baja que indica la falta de proyección que aún persiste en las estrategias de crecimiento de este sector de la economía. En Colombia ese porcentaje es más favorable: está en el 57%.

Ahora, en las pymes que sí exportan, el estudio detectó cierto grado de desconocimiento en la operación de comercio exterior en una o varias etapas. Por ejemplo, se estableció que la mitad de las empresas (el 51%) que trabaja con intermediarios o representantes no controla ni regula la relación a través de un contrato, con los riesgos que esta conducta conlleva.

Según la explicación de Mariano Mastrangelo, responsable de la investigación de RGX, es fundamental que en este tipo de situaciones todas las acciones de venta, incluidas las propias, deben establecerse en un contrato, de modo tal que la empresa asegure la buena gestión que se está realizando en su nombre.

De la misma forma, se determinó que dentro de la relación comercial el 45% de las empresas que otorgan financiación no documentan la deuda, mientras que un 12% lo hace a través cheques diferidos y otro tanto con letras de cambio.

Expertos en comercio exterior coinciden que aunque la confianza es una de las características más relevantes a la hora de hacer negocios, es indispensable tener soportes de las deudas.

Otros elemento que llamó la atención en el estudio fue que casi la totalidad de las empresas realizan el embarque antes de lo recomendable.

Según los resultados, el 39% de los casos que operan con carta de crédito confía en el aviso de apertura que le da el banco para proceder a la carga de mercancías; otro 25% lo hace cuando el importador acepta la factura pro forma y envía la orden de compra, mientras que un 24% comienza con la sola notificación de apertura.

De acuerdo con la explicación de Mastrangelo, cuando el exportador –en esta caso la pyme- recibe la orden de compra o la aceptación de la factura pro forma, por ejemplo, puede cargar; sin embargo, esto no impide que el importador no realice el pago.

Los anteriores fueron algunos de los aspectos que se analizaron dentro de la investigación cuya muestra de estudio estuvo constituida por 270 pymes de Argentina, Chile, Costa Rica, Nicaragua, Panamá, Perú, Uruguay y Colombia (con 30 pymes), cuyos niveles de exportaciones estuvieran entre los 40.000 y el millón de dólares anuales.

Diego Frediani, director General de RGX explicó que al conocer la realidad sobre la operatividad de las Pymes latinoamericanas permite sugerir la corrección de errores, hacer mayor hincapié en los aciertos y proyectar un mejor y mayor crecimiento del comercio exterior dentro de este sector de empresas sobre bases sólidas.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?