| 7/4/2012 6:00:00 AM

Pólizas de lucro cesante alcanzaron $51.000 millones en 2011

En 2011 las cifras de siniestros pagados por el ramo de Lucro Cesante fueron del orden de los $51.000 millones, lo cual revela la importancia que ha ido tomando este tipo de cobertura y la tendencia creciente de su contratación para la continuidad de los negocios.

Y es que este tipo de seguro, poco común hasta ahora protege a la empresa por las pérdidas que genera la interrupción de una actividad como consecuencia de eventos perjudiciales que hayan quedado amparados en la póliza de daños materiales, es decir que esta póliza respalda los ingresos que se dejan de producir y las deudas generadas durante la reparación e indemnización del bien afectado.

En este proceso, la empresa y la aseguradora establecen el valor de la prima, que se basa en las cifras de producción del negocio y en un registro de siniestralidad de los tres últimos años.

Según estimaciones de Correcol, Corredores Colombianos de Seguros, las empresas de los sectores de producción y transformación de materias primas son las que tienen mayor conciencia de asegurar su lucro cesante en caso de algún siniestro.

“Hay empresas que se han acabado por no tener las herramientas y no saber cómo reponerse después del daño de sus máquinas, de una inundación, explosión o incendio. En el momento del siniestro dejan de percibir ganancias, mientras asumen una deuda con el banco para reparar los daños. Finalmente, las empresas no pueden sostener estos gastos y se ven obligadas a cerrar sus puertas”, asegura Juan Mario Acevedo, presidente de Correcol.

Es por esto que se cree que cada vez más, las empresas están asumiendo esta cobertura dentro de su póliza de seguros para no tener que caer en quiebra, al momento de reponerse de un siniestro.

De acuerdo con Emiliano Vásquez, asesor de seguros el potencial de crecimiento de éstas pólizas para éste año podría instalarse en un 8% pues, aunque las empresas se estén concientizando más de su necesidad de asumir este tipo de protección, la disminución de desastres, en comparación con los vividos en los últimos dos años con la ola invernal han disminuido la celeridad de las compañías por adquirirlo.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?