| 10/31/2008 12:00:00 AM

Planes millonarios para energía

La semana entrante empieza la venta de cinco electrificadoras. La inversión en energía vale más de US$6.000 millones. A punto conexión con Panamá.

La próxima semana se entregarán las condiciones para que los departamentos participen en la compra de las empresas electrificadoras de Santander, Norte de Santander, Meta, Boyacá y Cundinamarca. Este es uno de los movimiento más importantes en el sector eléctrico, que de suyo será uno de los más activos del país. En los próximos años recibirá, según el ministro de Minas Hernán Martínez, una inversión cercana a los US$6.100 millones.

Las revelaciones fueron hechas en el marco del Congreso de Energía Mayorista en Cali.

En cuanto a la adquisición de las electrificadoras, hoy está bastante claro el interés de los departamentos de Cundinamarca y Santander en participar en la operación, pero es menos segura la entrada de las demás gobernaciones.

También parece bien establecido que esa operación que se comenzará a concretar el primero de diciembre cuando los proponentes entreguen sus ofertas al Ministerio de Minas, podrá ser un nuevo campo de batalla para la Empresa de Energía de Bogotá, EEB, y las Empresas Públicas de Medellín, EPM.

En particular, EPM debería interesada en las electrificadoras de Cundinamarca y Meta, con las que tendría acceso al mercado de Bogotá y EEB a través de Condensa custodiará su patio tratando de hacer alianzas con esos dos departamentos.

Las inversiones
La operación de venta es pequeña dentro del programa de inversiones en energía. Con los más de US$6.100 millones en 10 años se instalarán cerca de 4.000 mega vatios (MW) de los 5.000 a 6.000 MW que se requerirán en los próximos diez años.

Los $6.100 millones equivalen al 25% de la inversión promedio anual del sector público en todos los sectores de infraestructura en el período de 1993 a 2006.

El ministro de Minas desestimó la posibilidad de que los proyectos que se adjudicaron en subasta este año se queden sin conseguir financiación por cuenta de las dificultades del sistema financiero internacional. Señala que de un lado, unos los proyectos subastados ya completaron su financiación. De otro, mencionó el interés de la China y de países petroleros del Golfo que han manifestado su interés en los proyectos energéticos nacionales.

En todo caso, afirmó, la Nación tiene de alguna manera la tranquilidad de que los proyectos se construirán por cuanto hay garantías que valen US$198 millones para respaldar la ejecución oportuna de las obras.

Demanda de energía
En el mercado existe una preocupación sobre la reducción en la demanda de energía como producto de la recesión internacional. En este caso podría quedar sobredimensionado el sistema de generación colombiano. El Ministro explicó que la incertidumbre sobre la demanda futura era una de las razones para subastar los proyectos por tramos.

Además de la reducción causada por la desaceleración de las economías, el Ministerio identifica otras fuentes de baja en la demanda. De un lado, el aumento en el uso del gas natral, que va en aumento. Hoy hay 4,7 millones de hogares conectados a la red de distribución de gas.

De otra parte, ese Despacho promovió una prueba en municipios como Agua de Dios, Usiacurí y Barichara. En esas localidades reemplazaron totalmente las bombillas incandescentes por los eficientes y consiguieron ahorros de 35% en el consumo. “Esto detiene el avance en la demanda”, dice el ministro de Minas.

El Ministerio no se ha podido establecer qué tanto está creciendo la compra de este tipo de artefactos, y por eso la Upme está realizando un estudios para establecer qué tanto se están sustituyendo las bombillas incandescentes por las nuevas bombillas eficientes.

Pero a la vez, hay otras fuentes de aumento de demanda de energía. Martínez mencionó la refinería de Cartagena, un proyecto de siderurgia de Votorantim en Barranquilla y otro de fundición de aluminio de Vale y Alcoa.

Lo que viene
El Ministro de Minas afirmó que el país está cerca de comenzar algunos proyectos importantes como el de la interconexión con Panamá, que permitirá transportar 300 MW y además unirse a la red que va por Centroamérica hasta Guatemala. La obra debería comenzarse a construir en el primer semestre del año próximo y tiene una porción subacuática para no afectar el ecosistema del Tapón del Darién.

La venta de energía a Suramérica se tomará más tiempo, a pesar de que desde agosto se reanudó la venta de energía a Ecuador y que Chile tienen una gran necesidad de nuevas fuentes de energía.










¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?