| 7/3/2012 12:30:00 PM

Pico y placa dinamizará venta de vehículos

Los comerciantes de vehículos encuentran en el nuevo “pico y placa” un incentivo para el flujo de sus cajas registradoras, lo que insinúa en el mediano plazo un nuevo fracaso en las medidas que se toman desde la administración distrital para mejorar la movilidad.

En el caso particular de los concesionarios, inicialmente hubo confusión, dado que ya habían adquisiciones en proceso de matrícula, las cuales tuvieron que ser modificadas por el nuevo “pico y placa”.

Esto obligó a los comerciantes del sector a cambiar sus ordenes porque la placa inicialmente asignada no le convenía a sus clientes, es decir, realizaron su pedido teniendo en cuenta la rotación tradicional de la medida y para cumplir la nueva, que en muchos casos no concordaba con sus necesidades de movilidad.
 
Sin embargo, los empresarios del sector ven con buenos ojos la modificación, pues ha obligado a un segmento de la población a cambiar su segundo vehículo, bien sea por uno nuevo con precio atractivo, o por uno usado con la placa conveniente para transportarse en Bogotá.

En efecto, el segmento en referencia corresponde al grupo que se niega a sacrificar la comodidad que le ofrece el vehículo particular, por la incomodidad del transporte público bogotano, razón por la cual, prefieren vender uno de sus vehículos para comprar otro de su conveniencia.

Los concesionarios han optado por ayudar en ese proceso al cliente y tramitar rápidamente la captación de vehículos usados para buscar y ofrecer a cambio el de placa conveniente de un vehículo nuevo o usado.
 
En el sector de motos, contrario a lo que se podría pensar no se han incrementado las ventas post modificación del “pico y placa”. Lo anterior obedece a que los ciudadanos potencialmente compradores no han sentido la necesidad aún de cambiarse a este modo de transporte.

Los empresarios del sector esperan que la decisión de compra de motos se incremente y la demanda de mediano cilindraje (entre 150 y 250 centímetro cúbicos) se dinamice, pues es el equivalente en valor de un vehículo de 7 a 12 millones de pesos.
 
La medida también ayudó a dinamizar el segmento de vehículos usados, que venía de capa caída. Lo anterior no implica un incremento en el precio de los usados, pues muchos bogotanos salieron a ofrecer a un particular o a un concesionario su vehículo, pues la medida arrancó hoy y su movilidad no da espera.
 
La medida no impacta de manera directa el flujo de vehículos a los CDA´s pues la Revisión Técnico Mecánica y de Gases es de carácter obligatorio. Sin embargo quienes si se ven beneficiados son los que se encuentran en el área en la que no existe restricción vehicular, los propietarios de vehículos de esa zona podrán escoger hora y día para llevar sus vehículos para cumplir con la revisión de Ley.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?