| 3/16/2010 7:00:00 AM

Phillips-Van Heusen compra Tommy Hilfiger por US$3.000 millones

La fabricante de ropa Phillips-Van Heusen Corporation dijo que adquirirá a Tommy Hilfiger por US$3.000 millones en efectivo y acciones, para crear así una de las mayores compañías del sector en el mundo.

Las acciones de Phillips-Van Heusen, con sede en Nueva York y dueña de Calvin Klein, subían más de 12% el lunes por la mañana.

El acuerdo incluye aproximadamente 1.900 millones de euros (2.600 millones de dólares) en efectivo y 276 millones de euros (379,9 millones de dólares) en acciones de Phillips-Van Heusen.

Además, Phillips-Van Heusen asumirá 100 millones de euros (137,6 millones de dólares) en pasivos.

Un grupo encabezado por la firma de adquisiciones Apax Partners compró Tommy Hilfiger en mayo del 2006 por unos 1.200 millones de euros. Dijo que ha invertido más de 400 millones de euros en el negocio y aumentó el número de empleados en más de 1.000 y el número de tiendas de 574 a 1.002.

Phillips-Van Heusen dijo que los ingresos combinados de la nueva compañía totalizarán 4.600 millones de dólares. La combinación permitirá a Phillips-Van Heusen difundir internacionalmente algunas de sus marcas, dijo la empresa.

Tommy Hilfiger mantendrá su papel como diseñador principal, a cargo del estilo de la marca Tommy Hilfiger.

Fred Gehring continuará como director ejecutivo de Tommy Hilfiger y se convertirá además en jefe ejecutivo de las operaciones internacionales de Phillips-Van Heusen. Además, se integrará a la junta directiva de Phillips-Van Heusen.

Las acciones de PVH subieron 5,84 dólares _12,3%_, hasta 53,58 dólares, en la sesión de la mañana en Wall Street, tras llegar brevemente a 54,64 dólares, su nivel más alto en 52 semanas.

Se espera que la venta, que no requiere la aprobación de accionistas, sea concluida en el segundo trimestre.


 

AP
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?