| 3/4/2012 12:00:00 PM

Petro se suma al debate sobre hidroeléctrica El Quimbo

El alcalde de Bogotá, Gustavo Petro, enviará esta semana una comisión de expertos de la Empresa de Energía de Bogotá a Huila, para establecer un diálogo directo con las comunidades que argumentan estar afectadas por la construcción del megaproyecto de US$837 millones.

Gustavo Petro decidió hacer su intervención en esta controversia porque la EEB es socia en un 51% de Emgesa en este proyecto.

Según RCN radio, fuentes de la Administración Distrital precisaron que los delegados le rendirán un informe al Alcalde y se podría reconsiderar los tiempos de intervención para la construcción de la represa e intentar acuerdos con los contradictores de dicho proyecto.

"Además, se buscarán espacios para escuchar a la comunidad y así atender a sus demandas", preciso la Alcaldía a través de un comunicado.

La delegación, está conformada por Claudia Niño, asesora de presidencia EEB, Freyman Ruiz, ingeniero ambientalista EEB, Hugo Velásquez, quien participa en los proyectos eléctricos de EEB, en Bolivia y Guatemala, y Francisco Cardona, experto en temas sociales por parte de la Alcaldía Mayor de Bogotá.

Está previsto que las obras culminen en 2014 y requiere una inversión estimada de US$837 millones. El abastecimiento será para el 8% de la demanda energética colombiana. (Betania y Quimbo) y la vida del Embalse es de 50 años.

El ministro de Minas y Energía, Mauricio Cárdenas, indicó desde su Twitter que “Emgesa, empresa que hará El Quimbo, es en un 52% de la Empresa de Energía de Bogotá (de propiedad del Distrito Capital). La posición sobre el proyecto es de principios. No depende del tipo de empresa. Pública o privada, nacional o extranjera. En este caso es Mixta”.

Por su lado la empresa infirmó que en el marco de la ejecución del Proyecto Hidroeléctrico El Quimbo, hacia las 5:35 p.m. del 3 de marzo del presente año, se llevó a cabo maniobra del desvío del río Magdalena, luego que las condiciones hidrológicas del afluente fueran las requeridas para garantizar una actividad segura.

El primer trabajo para el desvío del río, consistió en el retiro de los jarillones o estructuras de contención ubicados en los portales de entrada y salida del túnel de desvío, removiendo del orden de los 12.000 metros cúbicos de material.

“Con el desvío del Río Magdalena Emgesa cumple con un hito constructivo importante, que permitirá continuar con las labores en otros frentes de trabajo necesarios para el desarrollo del Proyecto Hidroeléctrico El Quimbo como la construcción de casa de máquinas, dique auxiliar y presa. La Compañía tomó todas las medidas ambientales, técnicas y de seguridad requeridas, para realizar esta maniobra de forma responsable. Continuar con las fases del Proyecto, no sólo contribuirá a garantizar la seguridad energética que el País requiere a futuro, sino que generará desarrollo para las comunidades y el departamento del Huila”, enfatizó Lucio Rubio Díaz, Director General de Endesa en Colombia.

Cerca de 100 personas trabajaron para esta maniobra en turnos de 24 horas desde el pasado jueves primero de marzo.

El caudal aproximado con el cual se desarrolló el desvío fue de 300 m3/s (metros cúbicos por segundo) de los cuales el 25% ha ingresado al túnel, mientras se termina la estructura de la preataguía, que puede tener un período de construcción de 36 horas.

Para la construcción de la preataguía es necesario disponer un volumen aproximado de 220.000 m3/s de material, los cuales se han venido colocando en la parte seca del río.

La empresa señala que otra de las actividades propias de este proceso, se dio con la puesta en marcha del programa de rescate contingente de peces, que consiste en proteger las especies que queden atrapadas en pocetas que se formen durante el proceso de desvío, con el fin de lograr la liberación aguas abajo de las mismas, garantizando así su supervivencia.


¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?