| 12/7/2011 4:00:00 PM

¿Petro desconectado?

Tal ha sido la magnitud de las declaraciones del alcalde electo Gustavo Petro de fusionar las empresas de servicios públicos distritales, que provocó una estrepitosa caída de la acción de la Empresa de Energía de Bogotá.

Aún sin tomar posesión de la Alcaldía de Bogotá, el alcalde electo Gustavo Petro ya llevó al mercado accionario a entrar en pánico. Hoy la Superintendencia Financiera ordenó la suspensión inmediata y por un término de tres días hábiles de la negociación de las acciones de la Empresa de Energía de Bogotá, en la BVC, pues la acción sufrió en tan sólo unos días una depreciación de 16,67%, lo que equivale a una desvalorización de cerca de $1,80 billones.

Todo el nerviosismo se generó por las recientes declaraciones dadas por Petro, según las cuales fusionaría la Empresa de Energía de Bogotá (EEB), la Empresa de Telecomunicaciones de Bogotá (ETB) y la Empresa de Acueducto y Alcantarillado de Bogotá (Eaab). La idea de Petro es que se crucen los excedentes de la EEB con las otras empresas para que el usuario obtenga tarifas menores.

Varios analistas coinciden en afirmar que sus aseveraciones son "irresponsables y carecen de seriedad, pues no hay estudios ni proyecciones que indiquen que esta pueda ser una buena movida empresarial. Todo lo contrario, es una jugada populista que demuestra improvisación y llevará a la pérdida de valor de la EEB y terminará de sepultar a la ya quedada ETB". Esta acción ha causado una crisis de confianza entre los inversionistas y definitivamente se podría interpretar como un freno en seco para los planes de expansión de la empresa energética.

Para el ex viceministro de Minas, Manuel Maiguashca, es una “terrible idea, pues así lo ha leído el mercado, porque se busca es que los dividendos de las empresas se destinen a subsidiar a las compañías ineficientes”.

Por su parte, el ex ministro de Hacienda y Crédito Público, Óscar Iván Zuluaga, asegura que la propuesta debe ser analizada con fundamentos técnicos, ya que el solo anuncio “creó pánico económico”. Zuluaga agregó que el hecho de que la EEB sea la empresa con mejores proyecciones de crecimiento hace que sea “un riesgo” hacer esta clase de anuncios, ya que esta decisión puede terminar destruyendo el valor de las empresas.

En ese sentido, dijo que “es un riesgo, cuando esos alcances se dan se puede terminar destruyendo el valor de las empresas buenas, por cuenta de las empresas ineficientes o malas, pero por eso es que tiene que haber una discusión muy clara sobre una propuesta de ese tipo que creo que fue improvisada por el alcalde electo Petro”.

Para Zuluaga, es muy apresurado decir qué pasará con las tres empresas sin tener estudios mínimos que aporten elementos de juicio.

A su vez, el ex ministro de Minas y Energía, Luis Ernesto Mejía, señala que la solución que debería plantear Gustavo Petro es afrontar la crisis de la Empresa de Telecomunicaciones de Bogotá, mediante la vinculación de un socio estratégico. “ETB está pidiendo a gritos un socio estratégico, porque viene del negocio mismo de las telecomunicaciones”. Para el ex ministro, la fusión de las empresas de servicios públicos significaría el traslado de “las rentas de una empresa bien gestionada a otras que han tenido dificultades. Eso afectaría el valor de la empresa”.

Al afirmar que el mercado ya se pronunció tácitamente sobre la situación, a través de la caída de la acción de EEB, Mejía hizo énfasis en que el negocio de esta compañía se verá seriamente trastornado si se materializa la propuesta de Petro.

Hernán Martínez Torres, ex ministro de Minas y Energía, también consideró inoportunas las declaraciones de Gustavo Petro, además de perjudiciales para el comportamiento accionario de las compañías.

A pesar de que se declaró a favor de que se dé un análisis sobre el tema, dijo que “si es un asunto politizado, es algo desastroso, pero si aporta en algo para mejorar a las empresas, puede llegar a ser positivo”.

Caída en la acción
La acción de la empresa ha caído 40% desde el 30 diciembre del año pasado ($1.745) hasta hoy miércoles ($1.050), cuando la suspendieron por decisión de la Superintendencia Financiera de Colombia.

Según el analista de Corredores Asociados, Juan Carlos Domínguez, este comportamiento ha estado influenciado por la emisión de acciones que realizó la empresa y por las recientes declaraciones hechas por el alcalde electo, Gustavo Petro. De hecho, desde las declaraciones dadas por la empresa, el título de la empresa ha caído 17% en la rueda accionaria y la llevó a su nivel más bajo este año ($1.050). Para Domínguez, el comportamiento de la acción el próximo martes (cuando se vuelve a transar en la BVC) dependerá de los pronunciamientos que se realicen en estos días. “Si la empresa explica en detalle qué pasará con la empresa o hay declaraciones sobre cómo realizarían la fusión”, recalcó Domínguez.

Entre tanto, la acción de la ETB se valorizó cerca de 4,65% a $450, tras la suspensión de la EEB.

Distorsión en los mercados internacionales
El viernes 2 de diciembre los bonos 2021 de la Empresa de Energía de Bogotá eran uno de los más apetecidos en el exterior. El lunes la demanda por compra cayó un 1% y este miércoles, tras el anuncio de suspensión, se dispararon las ofertas de venta, especialmente en Nueva York, hasta alcanzar un monto de US$10 millones, según analistas de Bulltick Capital Markets, “a los tendedores de papeles no les gusto el anunció de una posible fusión con las otras empresas en el exterior.

En promedio el precio de los títulos valores en el exterior han registrado un descenso del 2%. El viernes estaban con un valor de US$102,50 y en la jornada de este miércoles llegó a US$100,5. “Me parece que Gustavo Petro, pretende que la Empresa de Energía de Bogotá, en lugar de hacer negocios en Perú, lo que quiere es usar el excedente de esos recursos para invertirlos en la Empresa de Acueducto de Bogotá. En vez de arreglar las ineficiencias, quiere afectar la eficiencia de las otras”, dijo a Dinero.com, Alberto J. Bernal-León, director de Investigaciones de Bulltick Capital Markets.

El experto indica que dejar de hacer inversiones por una visión “regionalista y provinciana”, no va en coordinación con la lógica financiera, y asegura que se trata de un anunció apresurado, sin sustento de un estudio serio que justifique esta fusión para garantizar una optimización accionaría. “La EEB es una empresa renombrada en el ámbito internacional, con alto nivel de transacción en Nueva York. Es una decisión extrema que llevará a la compañía a perder su logística, capacidad y gestión”, agregó.

A Andrés Felipe Ortiz, vicepresidente de Global Securities, le preocupa que el alcalde electo, tenga la percepción de una empresa más para un subsidio a otras empresas, que tener una visión empresarial y estratégica. “Es una decisión política, populista y que muy poco refleja una visión empresarial del futuro mandatario. Cuando se siente en la realidad y a tener el panorama se va a dar cuenta que no es tan fácil hacerlo”, dijo.

Las comisionistas de bolsa le apuntaban a un potencial de valorización de l18,5% frente al precio de emisión de la acción.

Sin duda, lo que está en juego es el buen nombre de la empresa, la confianza de los inversionistas, que debería estar por encima de la ideología de cualquier funcionario público.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?