Dinero.com Revista Dinero

| 3/28/2012 6:00:00 PM

Pequeñas gigantes

Una fiebre de inversión y negocios está contagiando a ciudades como Yopal, Villavicencio, Florencia y Montería. El reto es que el éxito no termine atropellándolas.

Son las nuevas niñas bonitas de Colombia. No hay multinacional o empresa local de gran calado y renombre que no esté fijando sus ojos en ellas. Atraen más inversión que algunas capitales de Centroamérica y ya no son vistas como pueblos grandes sino como las ciudades del futuro.

Yopal, Villavicencio, Florencia, y Montería tienen varias cosas en común: son capitales de departamento, están rodeadas de tierras altamente productivas, su PIB crece muy por encima del promedio nacional y su población aumenta.

Algunas de ellas deben su crecimiento al auge petrolero, pero otras, como Florencia y Montería, están aprovechando que el comercio y la industria se están reacomodando y buscando mercados con mayor potencial.

Otra explicación tiene Kristtian Rada, coordinador para Suramérica de mejora del ambiente de negocios del Banco Mundial, quien señala que a la hora de atraer inversión, las ciudades intermedias les ganan la partida a las grandes capitales pues estas últimas enredan más los trámites y procedimientos que requieren los empresarios para hacer negocios.

Gran comercio

Los ejemplos de nuevas ciudades en el radar de la gran inversión se cuentan por decenas. Más de un ciudadano quedó sorprendido hace unos días cuando la constructora de Pedro Gómez anunció con bombos y platillos un Unicentro en Yopal y otro en Palmira. Sorprende también que ciudades más grandes como Bucaramanga o Barranquilla no hayan entrado primero en el plan de inversiones de esa compañía. La explicación de este viraje empresarial es sencillo: el futuro de Colombia está en las ciudades intermedias.

“En los últimos 10 años, la población de Yopal se duplicó, al pasar de 70.000 a 140.000 personas. Un estudio nuestro concluyó que con las proyecciones en regalías y el desarrollo agroindustrial, que se sustenta en cultivos de caucho, acacia maderable y palma, Yopal volverá a duplicar su población a 2021, es decir, que estará por encima de los 300.000 habitantes”, explica Felipe Bernal, gerente general de Pedro Gómez y Cía.

Este crecimiento demográfico acompañado de un alto poder adquisitivo atrae a grandes compañías y multinacionales. Yopal tendrá un Carrefour de 5.500 m2, 4 salas de cine de alta definición, Pepe Ganga, Arturo Calle, Studio F y ya se está pensando en un hotel y un edificio de oficinas.

“Las grandes cadenas de ventas al por menor observan una saturación en las grandes ciudades, que las ha llevado a buscar mercados en otros centros urbanos. En Colombia hay cerca de 40 ciudades con una población entre 80.000 y 200.000 habitantes y donde el comercio moderno no ha llegado”, explica Rafael España, director económico de Fenalco.

El reto

El tema de fondo es qué tan preparadas están las ciudades para enfrentar esta ‘metamorfosis’ urbana.

Ni siquiera se puede endosar este reacomodo al auge petrolero, pues Casanare está declinando progresivamente su producción de crudo mientras la inversión registra cifras sin precedentes. Fenalco explica que debido al auge económico, no se consigue en la capital de Casanare personal de servicio en los grandes supermercados. “El comercio a gran escala tiene que contratar la gente en Villavicencio porque no se consigue en Yopal”, dice España.

A esto se suman las dificultades para ampliar las redes de servicios públicos, mayor inseguridad, inflación alta, caos vial e incluso inconvenientes para ejecutar los millonarios presupuestos. “En Yopal subsisten riesgos por acumulación de pasivos, contingencias judiciales y la debilidad institucional en la planeación financiera y presupuestal”, advierte un informe conocido por Dinero del Ministerio de Hacienda.

A pesar de estas barreras institucionales y fenómenos como el desplazamiento forzado, el auge comercial en esta ciudad es de tal envergadura que su primer centro comercial, El Alcaraván, se vendió como pan caliente y ya se definió una segunda etapa.

Para ponerlo en perspectiva, en Yopal se va a invertir más dinero este año que en ciudades capitales como San Salvador donde el presupuesto llega a los US$79 millones.

Adicionalmente, un reporte del Banco de la República publicado este mes, afirma que al Casanare le fueron liquidados en el curso de 2011 un total de $601.000 millones por concepto de regalías, eso sin contar los recursos recaudados por impuestos.

En el caso del Meta, de $358.000 millones que recibió en 2007, pasó a $1,3 billones el año pasado.

En Florencia (Caquetá), por ejemplo, hace pocos años, si se organizaba una boda, los invitados debían viajar tres horas hasta Pitalito (Huila) para comprar los regalos en el Éxito.Hoy la situación ha cambiado y la ciudad se puede convertir en la nueva capital de los llanos del sur y buena parte de la Amazonía. El área de influencia de esta capital (unos 90.000 km2) es superior a la superficie que tienen varios países europeos como Suiza (41.285 km2), Holanda (41.526 km2) o Bélgica (30.510 km2).

La transformación es evidente. Florencia cambiará su teatro de barrio por un gran centro comercial que estará listo en el segundo semestre de 2013 e incluirá tecnología de vanguardia de Cinemark. También empiezan a verse locales de Burger King y Alpina, y el mismo Fenalco piensa abrir una sede en esa ciudad.

Montería también crece a un ritmo descomunal. Xiomara Ramírez, directora de Fenalco en Córdoba, afirma que a partir de los planes para Urrá II, Corabastos y megacentros comerciales, Montería reverdece en ‘medio del concreto’. Makro, Home Center, Hamburguesas El Corral, La Riviera, Juan Valdez, Adrissa, Carlos Becerra Estética Dental, Heladería Popsy y Banco Falabella, hacen parte del nuevo paisaje comercial monteriano.

Villavicencio no se queda atrás, construye un hotel Sonesta y ya hay marcas como Carrefour, Éxito, Makro, Yep, Home Center, Corral, Juan Valdez y Oma. A la llegada de los grupos de Sarmiento Angulo (Mavalle) Santo Domingo (Sugranel), Cargill (Colombia Agro) y Ecopetrol (Bioenergy) se prevé en los próximos meses el desembarco de jugadores argentinos expertos en siembras de grandes áreas.

El mapa urbano del país está cambiando más rápido de lo que muchos piensan y los empresarios con olfato lo saben. El reto es que alcaldes y gobierno nacional evolucionen al mismo ritmo para que estas ciudades del futuro no mueran en el intento.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×