| 10/9/2008 12:00:00 AM

Pepsico entra al mercado de galletas

Ingresará con las marcas Gamesa y Quaker, que serán producidas en Colombia en una nueva planta ubicada en Funza y cuya inversión ascendió a US$35 millones.

La multinacional de alimentos Pepsico entrará al mercado colombiano de galletas, con una inversión superior a los US$35 millones, representada en su mayoría en una nueva planta de producción que está operando, bajo el modelo de zona franca, en Funza al occidente de Bogotá.

Para la multinacional, Colombia significa una excelente oportunidad de crecimiento pues su consumo per capita es de apenas dos kilos por persona al año, mientras en Argentina esta cifra se triplica. “Esto se debe a que el consumidor colombiano no tiene muchas opciones a la hora de comprar, a lo que se suma la baja innovación que existe en el mercado de las galletas en el país”, dice Álvaro Sánchez, director de innovacion y desarrollo de Pepsico.

La meta de corto plazo de Pepsico es alcanzar una participación cercana al 8% y ubicarse en el segundo lugar de participación de la categoría de galletas en el país. Una vez consolidada su presencia en Colombia, nuestro país servirá de plataforma para surtir mercados vecinos, en especial países andinos como Venezuela, Ecuador y Perú. De hecho, la planta ubicada en Funza es la primera que se monta fuera de México para la región de Latinoamérica.

En su estrategia de ingreso al mercado, traerá en su portafolio las marcas Gamesa, que será la marca sombrilla de cinco referencias -Mamut, Chispos, Lechetta, Florentinas y Melaboms, en su mayoría para el mercado juvenil e infantil- y Quaker que será la extensión de línea de la marca de la avena, con tres variedades de galletas de avena. Y, además se apalancará en la red de distribución de Frito Lay –también propiedad de Pepsico- para llegar a más de 200.000 puntos de venta en el país.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?