| 11/15/2005 12:00:00 AM

¿Para dónde va el tipo de cambio en 2006?

Felipe Gómez, de Porvenir, explica los principales factores que moverán la tasa de cambio el próximo año.

Por esta época del año tanto empresarios como inversionistas están haciendo sus proyecciones para 2006. Parece haber en general un consenso en que el Producto Interno Bruto (PIB) seguirá creciendo a un buen ritmo, aunque con una leve desaceleración con respecto a 2005. También, es común ver entre las proyecciones que la inflación seguirá cayendo, y que se requerirán incrementos de tasas de interés por parte del Banco de la República para que a futuro los precios en la economía se mantengan controlados.

Sin embargo, aunque la mayoría de empresarios e inversionistas pronostican (anhelan) un alza en el tipo de cambio para 2006, aun existen posiciones encontradas sobre el comportamiento que pueda tener el precio del dólar el año entrante. Según la más reciente encuesta realizada por el Banco de la República a 29 entidades del sector financiero, la TRM se ubicará dentro de un año en $2.380,33, subiendo un 4,5% desde los niveles actuales ($2.277,99).

En esta encuesta, mientras que el más alcista espera $2.550,00 (+12%), el más bajista cree que del nivel actual no bajará más (Espera $2.279). Al parecer, existe credibilidad en que el Emisor seguirá preocupado por el nivel del tipo de cambio, y no lo dejará caer.

Empero, las proyecciones pocas veces son verdades reveladas. Por ahí se dice que lo más probable que pase cuando se hace un presupuesto o una proyección es que no se acierte. En tipo de cambio, esto es más crítico. En una ocasión le preguntaron al Sr. Alan Greenspan, Presidente del Banco de la Reserva federal de Estados Unidos (FED) sobre sus pronósticos de tipo de cambio. Él Maestro respondió que hacer una proyección de este tipo era un carisellazo. Con igual porcentaje de probabilidad, él podía afirmar que el dólar se iba a fortalecer o debilitar contra otras monedas.

Lo que afecta el tipo de cambio

En Colombia, para poder hacerse una imagen sobre lo que pueda pasar con el tipo de cambio el año entrante, es necesario entender la fuente de la revaluación actual. Las causas para muchos se originan en: 1) las remesas que envían los colombianos que viven fuera del país, 2) las mayores exportaciones, 3) Los altos precios de los commodities, 4) los capitales golondrina, 5) La inversión directa asociada con el sector de hidrocarburos, 6) la adquisición de empresas locales como Coltabaco y Bavaria, 7) las monetizaciones por parte de la Tesorería de la nación, 8) la buena situación por la que están pasando nuestros vecinos, 9) las bajas tasas de interés mundiales, etc.

No obstante todas estas razones son ciertas, y muchas de ellas están íntimamente relacionadas, la probabilidad de que se mantengan en 2006 es cada vez menor. A nivel mundial, los inversionistas que han traído sus recursos a mercados emergentes, han encontrado rentabilidades exorbitantes, que difícilmente serán repetibles en los próximos meses. El apetito por riesgo mundial está en su nivel máximo y, desde 2004, las tasas de interés en Estados Unidos están en ascenso.

En Colombia, por el contrario, las tasas de interés han caído precipitadamente. Mientras que un Bono del Gobierno (TES) a 10 años al cierre de 2004 se negociaba a una tasa del 12,7%, hoy en día este mismo bono tiene un rendimiento al vencimiento de 8,9%. Bajo este contexto, para muchos puede ser interesante el año entrante no solo dejar de traer dólares al país a buscar buenas tasas de interés, sino también sacar algunas divisas e invertirlas en otros mercados.

Además, aunque en Colombia los pronósticos electorales para 2006 parecen ser bastante confiables, existen otros países de la región donde el clima político puede alterarse, afectando la percepción de los inversionistas internacionales sobre los países emergentes en general. Aunque este riesgo puede ser bajo, teniendo en cuenta que la mayoría de países latinoamericanos consiguieron anticipadamente recursos para financiar el presupuesto del año entrante, la experiencia de 2002 hace que los agentes mantengan un ojo puesto en el clima político de la región.

En general, es posible pensar en muchas razones para justificar una proyección alcista del tipo de cambio para 2006. Sin embargo, esto también sucedía en 2003 y 2004, cuando muy pocos se imaginaron que la TRM pudiese regresar a los niveles de junio de 2002.



Varios modelos para proyectar el dólar

De todas formas, la baja predictibilidad que tiene la tasa de cambio en Colombia, no exime a los analistas de la tarea de hacer futurología. Por eso, en la Gerencia de Investigaciones económicas de Porvenir, hemos realizado proyecciones de tasa de cambio para el año entrante utilizando dos metodologías: Una Fundamental y una Cuantitativa.

La cuantitativa fue realizada mediante estimaciones econométricas. Se corrieron proyecciones basadas en la historia del tipo de cambio y en las relaciones que esta variable tiene con otros indicadores económicos. Con tres modelos construidos para este fin, se obtuvo un pronóstico de $2.365 para el cierre de 2006, que dejaría un alza desde los niveles actuales del 3,8%.

La metodología fundamental, se realizó proyectando los flujos de dólares que entrarían al país en 2006 según diferentes escenarios, tanto para Colombia como para la economía global. En total se construyeron nueve escenarios combinados, donde el más probable solo recibió una factibilidad del 22,5% y proyectó una TRM para cierre del año entrante en $2.424. El escenario más alcista obtuvo una probabilidad del 12%, y apuntó a un valor de $2560, mientras que el más bajista, con una probabilidad del 3%, pronosticó un cierre en $2.255. Haciendo un promedio ponderado de los 9 escenarios, se encontró un sesgo alcista en la distribución, que está representado por una tasa esperada de $2.465.

Aunque como dicen por ahí, en este rango caben tres camiones en fila, el análisis anterior permite sacar algunas conclusiones: 1) Los elementos que generaron las caídas en el tipo de cambio en años anteriores están desapareciendo, por lo que los modelos asignan una probabilidad muy baja a que el tipo de cambio siga bajando; 2) El entorno internacional afecta directamente lo que pase con la economía colombiana, y más concretamente, con la tasa de cambio, y 3) nadie tiene la verdad revelada en materia de proyecciones de tipo de cambio.

Por tanto, y teniendo en cuenta lo variable que puede ser el entorno económico, se sugiere que empresarios e inversionistas estén monitoreando permanentemente el entorno regional y local. Mientras más optimista se esté con respecto al panorama en Colombia y Afuera, más cerca al escenario bajista estará ubicado el cierre del dólar en 2006.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?