| 12/19/2011 7:00:00 AM

Papá Noel vs. el Niño Dios, ¿quién vende más?

Aunque oficialmente solo aparece en el pesebre desde el 25 de diciembre y siempre está acostado, lo que vuelve muy difícil el uso de su imagen para fines comerciales, el Niño Dios no ha perdido la batalla frente a Papá Noel como el ícono de la Navidad y del boom consumista que acompaña esta época, al menos no en Colombia.

Si bien Papá Noel tiene todas las de ganar y su cara se ve cada vez en más lugares, el pequeño hijo de María y José cuenta con la gran ventaja de ser el receptor de las cartas de los niños.

Carlos Felipe Arango, presidente ejecutivo Sancho BBDO
, considera que la pelea entre estos dos símbolos está en tablas, pues si bien en medios masivos Santa Claus lleva la delantera, si se evalúa por CRM (sistemas de medición de relacionamiento con los clientes) el Niño Jesús también tiene una buena participación.

La ventaja de Papá Noel es que su imagen está hecha a la medida de la época con colores emotivos y que al no tener una connotación religiosa (como su contrincante), puede ser usado comercialmente sin ningún pudor. De hecho el Papá Noel que se conoce hoy no es producto de la leyenda de San Nicolás (un obispo cristiano de origen griego), sino de los publicitas de Coca-Cola, multinacional que en 1931 lanzó una campaña navideña que giraba en torno a la figura de Santa Claus y, al cual le hizo un cambio extremo de imagen y lo vistió con sus colores corporativos (blanco y rojo).

Sin embargo, Fernando Martelo, consultor privado y director académico del Congreso Colombiano de Publicidad, considera que el Niño Jesús tiene dos armas secretas que le han asegurado su permanencia: maneja el mensaje de la Navidad: época de compartir, pues nació en un pesebre pobre y además viene para salvar el mundo, al tiempo que evoca los sentimientos de ternura y de familia. Su segunda estrategia es igualmente poderosa: las novenas. Durante nueve días muchos hogares le rezan y le cantan así no lo vean y aunque las empresas no lo pueden tener para que promocione sus productos, sí patrocinan e imprimen cada vez más novenas.

Cifras de Asomedios indican que desde 2006, en promedio, el 10% de la inversión publicitaria anual se factura en diciembre. El mejor año fue 2007, cuando tan solo en ese mes alcanzó $141.187 millones, luego descendió y desde entonces se viene recuperando. La expectativa para este año es que se superen los $137 mil millones de diciembre del 2010.

Arango considera que estas dos imágenes no son suficientemente explotadas en el país, pues en realidad no son marcas, dado que si lo fueran el costo de pagar por los derechos de uso sería muy elevado “y así Papá Noel y el Niño Jesús podrían mejorar mucho sus regalos”.

Otra cosa ocurre en países como Austria, donde no solo les sacan el jugo a ambos símbolos, sino que se aprovechan de su rivalidad. Una compañía de celulares de este país puso al aire dos comerciales en los que los dos personajes se golpeaban, con el slogan de "Las mejores tarifas navideñas se pelean entre sí". La campaña tuvo que se retirada por las quejas de los televidentes, pero su difusión en Internet ha sido enorme.

Y mientras publicitas y anunciantes se siguen rompiendo la cabeza para determinar con cuál de los dos símbolos les va mejor, los niños ya lo tienen claro: le escriben al Niño Jesús, pero como saben que este no tiene trineo, ni renos, están confiados en que es Papá Noel el encargado de hacer la entrega a domicilio.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?