| 10/8/2007 12:00:00 AM

Panaca Sabana pasó el primer año

Desde que la franquicia abrió sus puertas, en octubre del año pasado, ha facturado $15.000 millones. Sin embargo, el endeudamiento aún supera los $12.000 millones. El reto para mantenerse está en generar nuevas alternativas de diversión y de negocios.

En el negocio del entretenimiento los dos primeros años son considerados la prueba de fuego para determinar si una inversión valió la pena o no. Sin embargo, el hecho de pasar la prueba no garantiza nada, pues se trata de un negocio cíclico, que requiere de cuantiosas inversiones para sobrevivir y aumentar rentabilidad.

“No es fácil”, dice Felipe Afanador, gerente General de Panaca Sabana, la franquicia que abrió operaciones hace un año en Zipaquirá (al norte de Bogotá) y ahora se dispone a realizar nuevas inversiones para lograr que la gente no pierda el ‘encanto’ que lo llevó a visitar la primera vez el parque.

El mayor obstáculo que enfrentan los empresarios de este sector radica en lograr consumidores fieles, pues a diferencia de otros rubros como vestuario, alimentos o bebidas, el de la diversión mueve grandes sumas de dinero en los primeros 6 meses debido a la novedad, pero luego baja el ritmo y tiene que buscar nuevas alternativas para generar ingresos.

El caso de Panaca no es diferente. En el primer año de actividades alcanzó una facturación de $15.000 millones, de los cuales cerca del 60% correspondió a las entradas por taquilla, en su mayoría impulsadas por las fiestas corporativas de fin de año que se realizaron a finales del 2006.

El otro 40% de los ingresos correspondió a los patrocinios de 10 empresas, al porcentaje que pagan los 20 concesionarios de alimentos, bebidas y regalos que tienen allí sus negocios y a la venta de leche, huevos y hortalizas que se producen en la finca donde funciona Panaca. Otra fuente de ingresos son las fiestas infantiles y los conciertos. Sin embargo ésta aún no es tan representativas para la compañía.

Pero a pesar de esta dinámica, el endeudamiento del parque es casi un 70% del total de la inversión. “Estamos hablando de cerca de $12.000 millones en créditos blandos, que están programados para cancelar en un periodo de 5 años”, cuenta Afanador.

Por este concepto el parque paga cerca de $100 millones mensuales en intereses, que sumados a los $600 millones mensuales que cuesta mantener el parque y los 2.500 animales que hacen parte de su espectáculo, significan un alto porcentaje de gastos para los dueños de la franquicia.

Los ingresos en este tipo de negocios no son fijos. Hay meses de vacas gordas y otras de vacas flacas como febrero, marzo y septiembre, entre otros, donde el reto está en buscar nuevas alternativas para garantizar la sostenibilidad del negocio y el empleo de los 200 trabajadores que hacen parte de la nómina de la compañía.

Nuevas propuestas
Dentro de las actividades planeadas para los próximos meses está la de continuar con el proyecto Panaca Viajero, para llevar una pequeña muestra del parque a ciudades donde la gente no lo conoce y motivarla a visitar el lugar.

Así mismo, se cuenta con un presupuesto de $500 millones para la construcción de nuevos escenarios como el primer circuito de cable vuelos o tarabitas, que consta de 3 líneas interconectadas por puentes tibetanos y se abrirán al público a finales del presente año, así como el fortalecimiento de las cabalgatas, que se abrieron hace unos meses.

“La idea es que además del contacto con la naturaleza, los adultos y adolescentes encuentren actividades diferentes para que se motiven a regresar”, comenta Marcela Acero, directora de comunicaciones y servicio al cliente de Panaca Sabana.

En el 2008 se realizará también la primera feria agropecuaria Panaca, con lo cual se busca que los empresarios encuentren nuevos escenarios, además de Corferias, para la muestra de sus productos, servicios, maquinaria y especies.

Otra de las actividades previstas por Panaca es el lanzamiento de membresías para clientes frecuentes y servicios especializados de transporte para masificar las idas al parque. Según una investigación realizada por la empresa, en el primer año de funcionamiento se registra la entrada de menos de 80.000 niños. “Esto quiere decir que hay todavía un público grande por conquistar”, dice afanador.

Dentro de los argumentos para no visitar el parque está la falta de transporte y el costo de las entradas. Por esta razón Panaca se alió con la firma Transportes Alianza de Zipaquirá, para disponer de servicios de transporte en diversos puntos de la ciudad. Hace unos días se comenzó a ofrecer el servicio los fines de semana frente al centro comercial Plaza de las Américas y en los próximos días se extenderá a Suba y a los barrios del Tercer Puente, en la autopista norte con 170. Así mismo se diseñaron planes especiales con una entrada cuyo costo es de $10.000 por persona y tiene diversidad de actividades para conocer una parte del parque en la visita.


¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?