| 8/8/2012 2:00:00 PM

Once Caldas se apura para no colgar los guayos

La Superintendencia de Sociedades aceptó la solicitud del club deportivo de acogerse a un acuerdo de reorganización, siendo el cuarto equipo del país en realizar este proceso.

La Superintendencia de Sociedades, mediante oficio 400-007813 de agosto de 2012, admitió a acuerdo de reorganización a la sociedad Once Caldas S.A.

El acuerdo de reorganización busca promover y facilitar la reactivación empresarial para asegurar la protección del crédito y del trabajo, a través de la conservación de la unidad productiva.

Según la documentación recibida en la Superintendencia de Sociedades, a mayo de 2012, la empresa registraba activos por 16.798 millones de pesos conformados principalmente por valorizaciones, deudores a corto plazo, propiedades, planta y equipo e intangibles.

Los pasivos por su parte se ubicaron en 23.440 millones de pesos representados, entre otros, por impuestos, cuentas por pagar a corto plazo, obligaciones financieras a largo plazo, pasivos a corto plazo y obligaciones laborales.

A la misma fecha la sociedad registró un patrimonio negativo de 6.642 millones de pesos y un endeudamiento de 139.54 por ciento. Entre tanto, las obligaciones vencidas con más de 90 días, según los reportes, superan los 2.340 millones de pesos.

Actualmente Once Caldas S.A., es el cuarto equipo de fútbol profesional colombiano junto con Cúcuta Deportivo Futbol Club S.A, la Corporación Social, Deportiva y Cultural de Pereira (Corpereira) y América que tramita un proceso de restructuración ante la Superintendencia de Sociedades.

Como promotor del proceso de reestructuración de Once Caldas se designó a Pablo Muñoz Gómez, quien cuenta con amplio reconocimiento y vinculación al departamento de Caldas.
                                                               
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?