| 2/18/1998 12:00:00 AM

Ojo a la posición propia

Las inversiones de las firmas corredoras de bolsa con capital propio, la llamada posición propia, se multiplicaron por seis el año pasado. A noviembre del 97 habían aumentado de $50.254 millones a $304.311 millones en comparación con el mismo mes del 96.



Ello causa preocupación, pues buena parte de estas inversiones se hicieron con fondos captados en el mercado aprovechando las bajas tasas de interés del segundo semestre del año pasado. Ahora que las tasas vuelven a subir y los precios de las acciones están decaídos, muchos comisionistas van a sentir el impacto sobre sus balances.



De Corredor y Albán a Davivalores



La firma comisionista Corredor y Albán pasa por una reestructuración. Carlos Corredor, socio de la firma, ya negoció la venta de su participación a Davivienda, de Sociedades Bolívar, que es socia de la compañía desde hace cinco años. La nueva firma se llamará Davivalores. Se anticipa que habrá buena competencia con nuevos productos.



Servicios caros



Varias firmas comisionistas están descontentas con el nuevo mecanismo que empezó a utilizar la Bolsa de Bogotá para cobrar por sus servicios desde el primero de diciembre del año pasado. Alegan que las cuotas aumentaron porque hay errores en el cobro sobre volumen de las operaciones efectuadas. Las quejas fueron puestas a consideración del Consejo Directivo de la Bolsa.



Acciones para abajo



El Indice de la Bolsa de Bogotá sigue su caída. El descenso inicado en octubre, con la crisis asiática, se ha agudizado en las últimas semanas. Ante la perspectiva de alza en las tasas de interés, los corredores auguran la salida de capitales hacia renta fija, de modo que las acciones podrían caer aún más en las próximas semanas. La cara positiva: puede haber oportunidades en acciones a bajo precio y con buen potencial de valorización.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?