| 4/29/2009 12:00:00 AM

Obama cumple 100 días en el poder

Los temas económicos han dominado la agenda del presidente: planes de estímulo, un ambicioso presupuesto, nueva regulación en las tarjetas de crédito, reestructuración de la deuda hipotecaria.

(WASHINGTON) El presidente estadounidense, Barack Obama, recibió una economía en caída libre cuando asumió el cargo en enero y su principal prioridad es acabar con la crisis. Mientras muchos estadounidenses culpan al ex presidente George W. Bush por la crisis, esperan al mismo tiempo que Obama encuentre la solución.

El tema ha dominado la agenda de Obama en sus primeros 100 días de Gobierno, en los cuales lanzó un millonario plan de estímulo y una iniciativa para reestructurar el sistema de salud del país.

El mandatario ha señalado que hay "destellos de esperanza" en una economía que ha estado en recesión desde diciembre del 2007. Los expertos coinciden en que el ritmo de caída podría estar moderándose, pero no creen que haya una recuperación antes de fin de año, y en ese caso el repunte sería anémico en un primer momento.

Los estadounidenses parecen dispuestos a tener paciencia. Casi dos tercios dicen a los encuestadores que aprueban la gestión de Obama. El propio presidente ha reconocido que sus posibilidades de obtener la reelección dependerán del desempeño de la economía.

A continuación, un resumen de sus planes económicos:

Plan de estímulo

Poco menos de un mes después de su asunción, Obama convirtió en ley un paquete de estímulo por US$787.000 millones .

El presidente ha estimado que el plan -una mezcla de inversiones en obras públicas y de recortes impositivos para la clase media- salvará o creará más de 3,5 millones de empleos.

Los republicanos criticaron el monto del plan y dijeron que impulsaría el déficit sin hacer lo suficiente para reactivar el crecimiento económico.

Presupuesto


Obama presentó en febrero un proyecto de presupuesto de US$5 billones de dólares para el año fiscal 2010 que comienza el 1 de octubre.

Calificado como demasiado ambicioso por sus detractores, el plan contempla una reestructuración del sistema de salud y medidas para enfrentar el cambio climático. Obama dice que las medidas pondrán a la economía en un pie más firme en el largo plazo, pero su costo preocupa a algunos sectores.

El presupuesto prevé un enorme déficit de US$1,75 billones de dólares para el ejercicio fiscal 2009, el cual caería a US$1,17 billones en el 2010.

Obama ha prometido reducir a la mitad en un plazo de cinco años el déficit de más de US$1 billón que heredó de Bush.

Sistema Bancario 

 

El  secretario del Tesoro estadounidense, Timothy Geithner, presentó en febrero un plan para conformar alianzas público-privadas destinadas a comprar la deuda tóxica que afecta los balances de los bancos del país.

Inicialmente, la iniciativa fue criticada por Wall Street, aunque más recientemente los inversores parecieron dispuestos a darle una oportunidad.

Aún así, Obama fue criticado por algunos por no adoptar una estrategia más agresiva sobre el sector bancario y por no actuar antes para pedir más dinero al Congreso para el plan.

La mayoría de los economistas creen que el crecimiento económico no podrá restaurarse si el sector bancario no remueve de sus balances la deuda tóxica generada por el colapso de la industria hipotecaria.

Mercado Inmobiliario

 

El  objetivo de frenar los remates de viviendas, Obama destinó  US$75.000 millones para ayudar a los propietarios a reestructurar o refinanciar los préstamos.

El mandatario afirma que el plan ayudará a contrarrestar un círculo vicioso de moras en las hipotecas que han desplomado los valores de las casas.

Pero los críticos dicen que el plan recompensará a las personas que tomaron préstamos de manera irresponsable que luego no pudieron pagar.

Regulación Financiera


Obama ha esbozado medidas para fortalecer la regulación del sistema financiero tras los problemas en Lehman Brothers, Bear Stearns y AIG.

Sus propuestas para dar al Gobierno mejores herramientas para lidiar con las firmas financieras en riesgo de quiebra fueron bien recibidas por los países del G-20.

El Gobierno está trabajando con el Congreso sobre una serie de cambios, entre ellos una iniciativa para reforzar la regulación de las tarjetas de crédito.

Salud


Cumplir la promesa de campaña de reformular el sistema de salud es también una de las prioridades de Obama.

El mandatario cree que hacer universal la prestación de salud para todos los estadounidenses es un imperativo moral y sostiene que reformular el sistema podría reducir el costo de programas sociales como Medicare.

Pero los republicanos han dicho que el plan llevaría a una fuerte expansión del Gobierno a la que tacharon de "socialista".

Los legisladores demócratas esperan colocar la legislación sobre el tema en una vía rápida para su aprobación este año.

 

(REUTERS)

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?