| 9/6/2007 12:00:00 AM

Nueva flexibilidad de aduana cubana tiene gran impacto

La apertura aduanera se suma a una serie de normas promovidas por el presidente interino Raúl Castro para hacer más eficiente el funcionamiento del país y más llevadera la vida de los cubanos, tras una década de intensa crisis económica.

Equipos de DVD o consolas de juegos que durante mucho tiempo estuvieron fuera del alcance de los cubanos, así como carrocerías para autos y plantas eléctricas, podrán ahora ser traídas a la isla gracias a una serie de nuevas regulaciones que permiten ingresar esas y otras mercancías mediante el pago de tasas.

"¡Los DVD y videos son una gran cosa!", exclamó Magalis Díaz, una activa jubilada sesentona. "La programación de la televisión es muy limitada y estos aparatos son una buena alternativa, se pueden ver películas y novelas".

La isla se encuentra en un intenso proceso de "flexibilización" de sus controles de frontera, explicaron a la AP funcionarios del sector.

Además, se levantaron las prohibiciones para la entrada de computadoras, VHS, motores completos, repuestos de autos, remolques y bicicletas eléctricas, entre otros. Algunos otros productos requieren de permisos especiales.

"Hay una tendencia general en las aduanas del mundo que es a la facilitación (del paso del viajero), a mayor transparencia", dijo Ramón Sánchez-Parodi, director de Relaciones Internacionales de esa institución en Cuba y para quien las autoridades isleñas se pusieron en consonancia con este espíritu.

En este trimestre disminuyeron en un 90% los decomisos en aeropuertos y terminales marítimas y se elevaron las recaudaciones, aunque "ese no es el objetivo de las medidas", según aclaró el funcionario.

A lo largo de este año hubo una verdadera transformación en el organismo de control, iniciada en enero con la puesta en funcionamiento de un sistema de pesas para evitar el cálculo "a ojo" que generaba quejas y reportes por casos de corrupción, reconoció el funcionario.

El problema en este sentido era la Terminal 2 del Aeropuerto capitalino José Martí, punto de arribo de vuelos procedentes de Estados Unidos con miles de cubanos residentes en el exterior, cargados de objetos para agasajar a la familia, que quedaban varados.

En una segunda etapa, a partir de mayo, constató la AP, un nuevo paquete de disposiciones levantó las limitaciones para que los viajeros trajeran a la isla "equipos reproductores de imágenes" y otros como videojuegos.

Finalmente en junio se permitió un nuevo conjunto de ingresos como carrocerías y piezas de automóviles. Mientras tanto se elevó a 1.000 pesos convertibles (1.080 dólares) el valor de las mercancías a importar _de manera no comercial_ por persona en cada viaje.

Raúl Castro ha estado tratando de eliminar la excesiva burocracia y en el año que lleva en el gobierno se dictaron normas laborales para evitar el descontrol y organizar los horarios de oficinas e industrias, se normalizó el pago del Estado a los campesinos privados para mejorar la producción de alimentos y se tomaron disposiciones para evitar la centralización en la distribución de leche.

Incluso entre los dirigentes del país hay coincidencia de que una profundización del sistema comunista de la isla debe ir necesariamente acompañado de la gradual mejora material de las personas.

"Uno (de los retos)... consiste en la necesidad de que la revolución se exprese en la vida material de las familias, donde debe sentirse el impacto de la recuperación económica, esto es en la comida, ciertas comodidades, los salarios", expresó el líder juvenil _también hijo de un vicepresidente_ Carlos Lage Codorniu, durante un debate organizado por la revista sociológica Temas.

En lo que a la Aduana se refiere se espera ser "más equitativos, crear un entorno que elimine manejos e ilegalidades", expresó Sánchez-Parodi.

Como aquí existe una doble circulación monetaria, los nacionales que traigan estos objetos pagan los impuestos en pesos cubanos (un dólar por 21 pesos cubanos) _lo que hace de la importación de la mercancía algo muy económico_ pero los extranjeros deben abonar en pesos convertibles, equiparables a dólares haciendo un poco oneroso el arancel.

Según el documento JA-304, un memorándum de Aduana con instrucciones internas y al cual AP tuvo acceso, una consola Sony PlayStation 2 está valorada por el ministerio de Finanzas y Precios en 100 "pesos" y la tasa aplicable en este caso es del 100%.

Si se es ciudadano foráneo deberá pagar 100 pesos convertibles (108 dólares), si nacional o residente permanente también 100 pero pesos cubanos (unos 4 dólares). Paralelamente, un pasajero puede traer hasta 100 kilogramos de las llamadas "misceláneas" _confecciones, calzados, etcétera_ sin costo alguno, informó Sánchez-Parodi.

En este sentido quienes vienen como turistas y no importan nada (o lo declaran temporal) tampoco tendrán que preocuparse de abonar tasas.

Según el directivo, a raíz de estas medidas el nivel de quejas disminuyó entre los viajeros. En diálogo con AP varias personas confirmaron que el tránsito por la Aduana se había agilizado en sus llegadas en el último trimestre.

Mientras tanto, la Aduana continúa perfeccionando su tarea para impedir la entrada subrepticia de los artículos totalmente prohibidos como pornografía, drogas o armas de fuego, pero con la idea de que no se puede tapar el sol con un dedo en materia de avances técnicos.

"Tecnológicamente el mundo ha cambiado, hay cosas que hay que buscar combatirlas de otra forma", como la imágenes obscenas o el terrorismo, comentó Sánchez-Parodi. "Es como si prohibiéramos los teléfonos porque la gente dice groserías por ellos", agregó.

Para el funcionario el ingreso de estas mercancías _como DVD_ no tienen impacto económico, aunque reconoció que había una entrada masiva "hormiga" de ellas en esta temporada.

En las calles de la isla un DVD se consigue en unos 200 pesos convertibles y como el tope por viajero de estos productos es dos, muchos traen al menos uno de los equipos con claro interés de reventa.

Hasta ahora, las posibilidades de ingresar los productos por aduana no produjeron una disminución de los precios en el mercado negro de estos, que no se venden en las tiendas.

Paralelamente los improvisados bancos de películas cobran unos 10 pesos cubanos (0,50 centavos de dólar) la renta de filmes, novelas y cintas para niños.

El documento de la Aduana JA-304 recordó también a los inspectores que algunos viajeros están exentos de impuestos como los "colaboradores", o sea los miles de médicos y técnicos de los programas de Cuba con países del tercer mundo que van y vienen con cierta asiduidad a sus misiones.

El proceso de modernización se hizo extensivo a las exportaciones y en este sentido la norma de más impacto quizá sean los permisos para sacar de la isla en cada viaje hasta 50 puros, que anteriormente eran celosamente cuidados por los funcionarios.

 

 

AP

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?