| 9/26/2008 12:00:00 AM

No hay rescate

No hay acuerdo para salvar al los bancos en Estados Unidos. Hay una nueva víctima: Washington Mutual. Los bancos centrales del mundo, exigidos al máximo.

La reunión de emergencia en la Casa Blanca para encontrar una estrategia de rescate para el sector financiero acosado por los problemas de acumulación de títulos sin valor de las deudas hipotecarias, terminó en un fracaso el jueves.

"Les puedo decir que no creo que tengamos un acuerdo", dijo a periodistas el senador republicano Richard Shelby, a la salida del encuentro en el que participaron el presidente George W. Bush, líderes demócratas y republicanos de la Cámara y del Senado y a los candidatos presidenciales, los senadores John McCain y Barack Obama.

Advertidos sobre las consecuencias funestas de una posible ola de pánico por la situación económica, líderes republicanos y demócratas del Congreso informaron el jueves en la tarde haber alcanzado un acuerdo en principio en torno a un plan de US$700.000 millones para el rescate del sector financiero. Sin embargo, el arreglo se evaporó más tarde.

El senador republicano Richard Shelby explicó hoy viernes que la estructura del plan de rescate del sector financiero estadounidense es "equivocada" y agregó que muchos legisladores de su partido y demócratas están preocupados sobre esa estructura.
Shelby sostuvo que en cuatro meses el presidente George W. Bush y el secretario del Tesoro, Henry Paulson, ya no estarán en sus cargos. "Nos dejarán con esto. Nosotros mejor haremos lo correcto", agregó.

El legislador sostuvo que si se aprueba el plan, no significa que otros bancos no vayan a colapsar también.

Shelby además comentó que estaba dispuesto a que los mercados abrieran el lunes sin un acuerdo sobre el rescate.

Otra víctima
En el entretanto, las autoridades financieras anunciaron la intervención del banco Washington Mutual, una entidad con 5.000 oficinas en Estados Unidos, que tampoco aguantó la presión de las circunstancias actuales del mercado.


Una porción de sus mejores activos fueron adquiridos por el banco JPMorgan por US$1.900 millones.

Las acciones en Asia y en Europa ya mostraron en la mañana colombiana bajas de precios, frente al resultado del arreglo en Estados Unidos.

Bancos centrales en acción
Los bancos centrales de todo el mundo volvían a esforzarse el viernes para responder a una demanda desesperada de fondos, luego de que las autoridades de Estados Unidos cerraran un banco y del freno del rescate estadounidense por 700.000 millones de dólares.


Mientras la renovada intensidad de la crisis financiera continuaba debilitando la confianza del mercado, el Banco Central Europeo (BCE), el Banco de Inglaterra (BoE, por sus siglas en inglés) y el Banco Nacional de Suiza (BNS) redoblaron sus iniciativas para tratar de calmar la situación.

Estos organismos monetarios aplicaron un nuevo plan para inyectar miles de millones de dólares, esta vez con préstamos a una semana, la primera ocasión que apuntan a ese plazo de tiempo desde que se desató la crisis del crédito hace un año.

Luego de que fracasara la última ronda de negociaciones para el inédito rescate financiero en Estados Unidos, la noticia de que Washington Mutual, el mayor banco estadounidense de ahorros y préstamos, fue intervenido por las autoridades y sus depósitos subastados, sólo aumentó la sed de liquidez.

"El mercado está paralizado en este momento", dijo Claudio Piron, estratega financiero de JPMorgan Chase Bank en Singapur. "Hay tanta falta de liquidez que los precios empiezan a perder utilidad como señal. Esto por sí mismo es algo perturbador".

En las primeras operaciones del viernes en Londres, el costo interbancario de tomar crédito en dólares para tres meses se ubicó en el límite superior de un amplio rango entre 3,7 por ciento y 4,8 por ciento.

Los fondos en dólares a un día seguían dentro de un amplio rango de 2,5 por ciento a 3,5 por ciento en Asia, dijeron banqueros en Singapur.

Las tasas de interés para el crédito a corto plazo en monedas locales subieron fuertemente. Las tasas a un día en dólares en Singapur estaban al 2 por ciento, máximo desde fines de enero.

El nerviosismo creció cuando los republicanos de la Cámara de Representantes del Congreso de Estados Unidos rechazaron el plan del secretario del Tesoro Henry Paulson para comprar deuda en problemas a los bancos, y en cambio plantearon una idea propia sobre garantías hipotecarias.

Esto generó dudas sobre la viabilidad de todo el rescate. En momentos en que los bancos comerciales de todo el mundo atesoran efectivo y son reticentes a prestarse dinero entre sí, los bancos centrales actuaban cada vez más para llenar el vacío.

Un factor que agudizaba el ajuste extremo del mercado de dinero, era que los bancos acumulaban efectivo de corto plazo en relación con el cierre de los balances contables del tercer trimestre, la semana próxima.

Los tres grandes bancos centrales de Europa, el BCE, el BoE y el BNS, aumentaron sus esfuerzos para aliviar las presiones sobre el financiamiento del fin del trimestre.
El BCE dijo que agregaría 35.000 millones de dólares al sistema bancario, el BoE prometió 30.000 millones de dólares, y también recursos adicionales en libras esterlinas, y el BNS aportó 9.000 millones de dólares.

"Los bancos centrales continúan trabajando en forma estrecha y están preparados para tomar nuevas medidas como sea necesario para responder a la actual presión en los mercados de financiamiento", dijo el BCE en un comunicado.

El jueves, la tasa de Londres Libor a tres meses en dólares se disparó casi 30 puntos básicos a 3,769 por ciento, récord desde enero y casi 2 puntos porcentuales arriba de la tasa oficial de la Reserva Federal estadounidense prevista para dentro de tres meses.







¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?