| 1/5/2007 12:00:00 AM

Niño Rico, Niño Listo

Este es un nuevo libro de Robert. Kiyosaki en compañía de Sahron L.Lechter, con el cual responde a la pregunta: Cómo dar a sus hijos una educación financiera sólida.

Kiyosaki sostiene que el mundo ha cambiado, ya no vive en la era industrial sino en la era de la información y, por lo tanto, la educación de hoy en día tiene otras exigencias. Cita, por ejemplo, que para mantener el ritmo del cambio, las personas necesitan volver a aprenderlo todo cada 18 meses.

Por ello, la educación de hoy en día necesita ser novedosa y de allí la existencia de este libro. En palabras de Kiyosaki, “está escrito para los padres que se dan cuenta de que el mundo ha cambiado y sospechan que nuestro sistema de educación actual puede no estar satisfaciendo las necesidades especiales de sus hijos. Este libro ha sido escrito para los padres que están dispuestos a asumir un papel más activo en la educación de su hijo, en vez de dejar esa responsabilidad al sistema escolarizado”.

En la era de la información no vale más quien sea más viejo y tenga experiencia, vale más quien esté informado y actualizado, quien vea las oportunidades de negocio y es por ello que hoy en día muchos jóvenes son millonarios mientras muchas personas mayores no tienen dinero suficiente para vivir cómodamente durante su vejez.

De acuerdo con el autor, lo más importante que debe hacer un padre para darles a sus hijos una educación financiera sólida es moldear las percepciones que ellos tienen sobre sí mismos y sobre el dinero. Es fundamental enseñarles que ellos tienen poder sobre el dinero en vez de ser esclavos del mismo. Kiyosaki sostiene que todo los niños nacen con el potencial de ser ricos e inteligentes, pero si los padres no les moldean una buena percepción de sí mismos, no podrán enfrentar el mundo real. Un niño debe sentir que es capaz, inteligente y que puede. Por ejemplo, respecto al dinero, es bueno que los niños no digan frases como “no puedo pagar”, sino “cómo puedo pagarlo”.

El autor explica cómo preparar a los hijos para el mundo real, y más cuando esta preparación no la brinda la educación formal. Con ejemplos, anécdotas y consejos prácticos, el autor cuenta que es importante explicarles a los hijos conceptos como activos y pasivos, la diferencia entre ingreso ganado, ingreso pasivo e ingreso de portafolio. Al final, el libro tiene una serie de ejercicios financieros que pueden ayudar en la educación financiera de los niños.

Con las historias personales, el autor revela conceptos que en su opinión son fundamentales para enfrentar el mundo. En necesario tener una mentalidad diferente y atreverse a pensar por sí mismo, a arriesgar y creerse capaz, para asumir el tema del dinero en forma original.
 
Es probable que quienes leyeron "Padre rico, Padre pobre", sientan que el autor se repite en este libro. Puede ser cierto, pero sin lugar a dudas no dejarán de leerlo, porque como ya lo saben, el autor es hábil para “soltar “ conceptos y puntos de vista originales mientras narra anécdotas de su propia vida.
 
Los lectores podrán estar o no de acuerdo con la posición del autor, pero sin lugar a dudas encontrarán una visión distinta para enseñarles a los hijos el concepto del dinero.

Editorial Aguilar, $47.000


¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?