| 5/3/2012 5:00:00 AM

Nadie alcanzará la producción china de acero

De acuerdo con el informe Global Steel realizado por la firma Ernst & Young, se espera que este sector registre crecimiento de 2,5% en Europa y alrededor del 5% en la región de América del Norte. El auge de China seguirá golpeando a los productores colombianos.


La producción y consumo de acero chino superará al resto del mundo, mientras que en otros países emergentes como India, Rusia, Brasil y Corea del Sur, seguirá creciendo pese a la incertidumbre económica.

En la actualidad, los productores brasileños de acero están bajo presión, ya que no han podido aumentar los precios debido a la fuerte demanda de acero más barato producido en países como China y Turquía. El futuro a corto plazo para la industria siderúrgica brasileña parece un reto.

Por otra parte, las fábricas de acero en Brasil exportan una parte importante de su producción a Europa, donde los mercados se están debilitando. Una desaceleración en el consumo nacional de acero, el aumento de precios de las materias primas, incremento de las importaciones procedentes de China y Turquía, y menos exportaciones a Europa podría conducir a un año difícil para la industria siderúrgica brasileña en 2012.

Javier Quintana, Gerente Senior de Ernst & Young en Colombia, afirma que además, en países como Colombia, la industria de acero y metalmecánica ha presentado un crecimiento importante en los últimos años, incorporando nuevos jugadores de talla internacional. Sin embargo, esta situación de competencia abierta ha propiciado amenazas importantes para los jugadores locales, en la medida en que el crecimiento del país, la expansión de obras de infraestructura y la alta demanda en particular de la utilización de acero en construcciones ha hecho que jugadores como la China tengan alta presencia en el país y presionen la competitividad del sector nacional.

Otro es el panorama en la India que representa la frontera de crecimiento para los fabricantes de acero a nivel mundial. En un esfuerzo por frenar la inflación de ese país, los responsables políticos y los reguladores han adoptado políticas que retrasan la actividad económica real. Esta realidad tendrá incidencia en la producción del acero y en su consumo.

No obstante, los recursos de la India en hierro y la producción excedente del mineral, son puntos fuertes que no han sido plenamente aprovechados por la industria. Esta ventaja estratégica junto con el crecimiento de la demanda esperada, la convierten en un destino de inversión atractivo a nivel mundial. En Corea del Sur se espera la competencia entre los productores de acero nacionales. El mayor productor de acero en el país, POSCO, se está adelantando con sus planes de expansión nacional y mundial, mientras que la producción nacional puede crecer a 74,1 millones de toneladas en 2012.

Las siderúrgicas coreanas que importan casi el 100% de su materia prima, se beneficiarán con la caída de precios, pero la competencia interna y la incertidumbre mundial podrían limitar cualquier mejora en el margen.

Finalmente, la industria siderúrgica de Rusia se puede interpretar con el exceso de oferta y precios de los productos de acero. A pesar de la desaceleración económica, los principales actores de acero en este país siguen adelante con sus planes de expansión, lo que impulsará la producción en el país a alrededor de 85 millones de toneladas en 2013. Sin embargo, el consumo aparente de acero sólo se puede subir a 43 millones de toneladas en ese momento, lo que indica que la industria siderúrgica de Rusia podría enfrentarse a una masiva sobreproducción en un futuro muy cercano.

Aunque entre 2010 y 2011 la demanda de acero presentó un crecimiento, la producción de este metal sigue desbordando las necesidades del mercado llevando a sus operadores a replantear las estrategias.

El sector del acero es cíclico y su rendimiento jalona la economía mundial, haciendo que la óptima dinámica del sector sea un buen indicador de la economía de la región. Durante la última década, el sector a nivel global ha crecido de manera fenomenal, sobre todo debido al crecimiento de los países BRIC (Brasil, Rusia, India y China), entre los cuales se destaca China.

Desde 2001, el sector ha vivido tanto su mayor repunte como su mayor desaceleración, pero en general, la producción mundial de acero presentó una tasa media de crecimiento calculado (CAGR) de alrededor del 6,0%, mientras que el aumento del consumo anual creció el 5,5%.

Pero no todo es positivo para este mercado: la crisis de la deuda europea afectó la confianza de los inversionistas que pusieron un alto a las inversiones en proyectos de infraestructura a gran escala en Europa, y redujeron la disponibilidad de capital para el crecimiento. Los aspectos políticos también agravan la situación, pues el afán de los gobiernos por garantizar y proteger el empleo conduce a una sobreproducción siderúrgica que amenaza la rentabilidad del sector. Así lo revela Ernst & Young a través de su estudio ‘Mercado mundial del Acero: tendencias 2011, perspectivas 2012’.

Así mismo, este segmento debe anticiparse a los cambios regulatorios que afectan su dinámica, como lo pueden ser los impuestos sobre el carbono, la introducción de impuestos sobre los recursos de las materias primas, la adquisición de tierras y el comercio de los aranceles.

Ese contexto también conlleva a un cambio de tendencias. La producción de acero cada vez más se traslada de las economías maduras a las emergentes por las pobres perspectivas de crecimiento nacionales de las primeras y por el aumento de la competencia que amenaza a las siderúrgicas establecidas en Europa y América del Norte. Según el ‘World Economic Outlook’ publicado por el FMI en septiembre de 2011, estas regiones en particular muestran una debilidad tanto en el PIB como en la previsión de la producción industrial, la cual crecería menos del 2% en el 2012, frente a las expectativas de crecimiento del 9,0% para China y 7,5% para la India en este periodo.

“Así mismo, el incremento del consumo de acero en economías emergentes muestra tendencias claramente positivas en los últimos años, al punto que países como Brasil, México, India, China y Corea del Sur al 2011 tuvieron un consumo de acero más del 70% de la proporción global”, afirma Javier Quintana, Gerente Senior de Ernst & Young en Colombia. Para las siderúrgicas, el rendimiento puede variar dependiendo del tipo de mercado (emergente y desarrollado) y de la volatilidad en el costo de las materias primas.


¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?