| 4/26/2012 11:23:00 AM

Movistar y Avantel, los reyes de las llamadas caídas

En un mes, en promedio, a un usuario en Colombia se le caen 1,3 de cada 100 llamadas que hace. Hay 11 ciudades donde este fenómeno se presenta con más frecuencia. Tigo es el que mejor librado.

Para la Comisión de Regulación de Telecomunicaciones es satisfactorio que en el país 1,4 y 1,2 llamadas de cada cien en un mes se caigan. Huila, Sucre y Vaupés son los departamentos con mayores dificultades para las comunicaciones.

De acuerdo con la encuesta de la Comisión de Regulación de Telecomunicaciones, en Avantel se cae en promedio 1,42 llamadas; Comcel 1,35; Movistar 1,40 y a Tigo 1,28 llamadas.

En el desagregado por las principales ciudades en Barranquilla, Bucaramanga y Cali, Avantel es el que peor le va en el indicador de llamadas caídas. En Medellín Tigo encabeza el ranking.

Existen 11 departamentos críticos en llamadas caídas, que son Amazonas, Casanare, Cauca, Guainía, Guaviare, Huila, Putumayo, Sucre, Vaupés, Vichada) donde las llamadas se caen mucho (entre 3 y 8 llamadas por cada 100).

Las zonas menos pobladas reciben la peor calidad, siendo Comcel el de calidad más baja en Vaupés y Vichada y Telefónica y TIGO en Guaviare.

Hay 9 ciudades: Armenia, Barranquilla, Bucaramanga, Bogotá, Cali, Cartagena, Medellín, Pereira, Valledupar, donde los intentos fallidos de llamada son altos: desde 6 y hasta 10 intentos de llamada son fallidos de cada 100 intentos.

La CRT dice que Las cifras a nivel promedio son buenas con excepción de Telefónica donde en promedio 16 llamadas de cada 100 no se completaban exitosamente para enero.

A todos los operadores les fue bien en el indicador de envió de mensajes de texto, con reportes de satisfacción por encima del 90%.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?