| 4/4/2011 3:20:00 PM

Mexicana ICA construirá un túnel de aguas residuales en Medellín

La mayor empresa de ingeniería y construcción de México, ICA, informó que ganó un contrato por 67 millones de dólares para construir un túnel interceptor de aguas residuales en la ciudad de Medellín.

En un comunicado, la firma indicó que la licitación internacional fue ganada por el consorcio Cice, integrado en un 80 % por ICA y por la compañía colombiana Estyma, que tiene el 20 %.

El túnel, construido para las Empresas Públicas de Medellín, tendrá 7,7 kilómetros de largo, un diámetro de 2,4 metros y será edificado a una profundidad de entre 3,3 y 21 metros para transportar aguas residuales del centro y norte de Medellín y el municipio de Bello a una nueva planta de tratamiento de agua.

La obra tiene un plazo de ejecución de 990 días y la construcción inicia este mes de abril.

"Creemos que Colombia es uno de los mercados más atractivos en el desarrollo de infraestructura", afirmó en la nota el responsable de Planeación Estratégica y el Área Internacional de ICA, Rubén López.

"El interceptor norte es un elemento fundamental para el programa de saneamiento del río Medellín, reduciendo la contaminación y mejorando la calidad de vida de la población", agregó.

ICA, con sede en Ciudad de México, pretende expandir "sus capacidades de ingeniería y construcción en selectos mercados de Latinoamérica", señala el comunicado.

De otra parte, en una entrevista publicada por el diario Reforma, el vicepresidente de Administración y Finanzas de ICA, Alonso Quintana, señaló que en los próximos cinco años esa compañía mexicana espera que el 50 % de sus ingresos provengan del extranjero, principalmente de América Latina.

Actualmente ICA obtiene de otros países solamente el cinco por ciento de sus ingresos, cifra que en 2011 espera aumentar al diez por ciento.

 

 

EFE

 

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?