| 7/14/2010 8:00:00 AM

Metro Goldwyn Mayer, un león que agoniza

El veterano estudio Metro Goldwyn Mayer (MGM) agoniza bajo una deuda multimillonaria mientras busca a la desesperada una solución financiera que permita al león más famoso de Hollywood seguir rugiendo en los cines del siglo XXI.

La amenaza de la bancarrota inminente sobrevuela a esta productora de clásicos como "The Wizard of Oz" (1939), "Gone with the Wind" (1939), "Ben-Hur" (1959), propietaria de la saga del agente secreto James Bond y encargada de desarrollar las esperadas películas sobre la novela "The Hobbit".

MGM acumula un déficit de 3.700 millones de dólares y, a pesar de su ingente catálogo de películas, sus ingresos se han visto duramente golpeados por la crisis, especialmente la división de DVD.

Incapaz de tapar su agujero financiero, el estudio lleva meses tratando de ganar tiempo para encontrar una alternativa al cierre que pasa por una fusión o una más improbable venta.

Actualmente MGM ha pedido una sexta prórroga para el pago de cerca de 500 millones de dólares que tiene que hacer efectivos el próximo 15 de julio a un grupo de cien prestamistas encabezados por J.P. Morgan, quienes tampoco quieren malvender un negocio en otro tiempo rentable.

En junio de 2011 vencerá una letra mayor estimada en 1.000 millones de dólares y para 2012 la deuda debería estar resuelta, si se cumplen los plazos, lo que parece improbable.

Para encontrar el origen de estos problemas hay que remontarse hasta 2004, año en el que Sony, la empresa de telecomunicaciones Comcast y las financieras Providence Equity y TPG Capital lideraron una operación para comprar a crédito MGM por alrededor de 5.000 millones de dólares.

Una estimación que posteriormente se consideró sobrevalorada como consecuencia del alza de precios en medio de una bonanza económica global, pero con la que Sony se aseguró que los filmes del león de la Metro adoptaron su formato de reproducción digital Blu-ray.

La explosión de la burbuja financiera y la consiguiente sequía del mercado crediticio pusieron contra las cuerdas a este estudio fundado en 1924 y cuya supervivencia parece ligada irremediablemente a fusionarse con productoras de menor entidad, como Spyglass, Summit o Lionsgate.

El trámite, que requiere de la aprobación de accionistas y prestamistas, conllevará una reestructuración de MGM que en el caso de Spyglass ("The Sixth Sense", 1999) implicaría, según "Los Angeles Times", despidos, la eliminación del departamento de distribución y la reubicación de la sede en unas instalaciones más baratas.

Menos se conoce de la propuesta de Summit, compañía que vive un momento dulce con el éxito de su saga "Twilight", aunque parece que sus directivos querrían hacer recortes menos drásticos en MGM de los que aplicaría Spyglass.

Lionsgate ("Saw", 2004) fue uno de los primeros de entre los pequeños estudios de Hollywood que se mostraron interesados en MGM y a principios de año pusieron sobre la mesa una oferta de compra por 1.400 millones de dólares, que posteriormente retiraron debido a diferencias entre sus accionistas mayoritarios.

A día de hoy las disputas internas por el poder en Lionsgate siguen sin resolverse, por lo se complica su posible participación en un rescate de MGM.

Otra alternativa fue la que ha planteado, según el blog de Hollywood Deadline.com, la productora Relativity Media que está dispuesta a invertir 500 millones de dólares en MGM para que comiencen a rodar proyectos rentables que están en el aire como la nueva aventura de James Bond o las dos entregas de "The Hobbit".

Una opción más lejana es la propuesta de compra del gigante mediático News Corporation que a través de su filial Timer Warner ofreció 1.500 millones de dólares por MGM, una cantidad considerada insuficiente pero que no ha sido formalmente rechazada por los prestamistas.

 

 

EFE

 

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?