| 9/19/2008 12:00:00 AM

Mercados pendientes del República

A esta hora está reunida la junta directiva del Banco de la República para revisar su política de tasas de interés.

El mercado financiero colombiano está pendiente hoy de la decisión que tome la junta directiva del Banco de la República sobre las tasas de interés de intervención.

La situación de la inflación colombiana no deja de ser preocupante. Camila Pérez, editora de Coyuntura Económica de Fedesarrollo señala que el índice de precios al consumidor a final del año habrá subido 7%, una cifra que pulveriza la meta de 4,5% que había previsto el Banco de la República.

No obstante, las cosas tienen el aspecto de mejorar. “Es posible que ya hayamos pasado el pico”, dijo la economista, para indicar que la tendencia a partir de agosto es a la baja.

Para Fedesarrollo, saber el balance final de lo que ocurra con inflación, no es tan sencillo. De un lado está la fuerte baja del petróleo y las materias primas. El crudo pasó en unas pocas semanas de niveles superiores a los US$140 a menos de US$90. Algo similar ocurrió con los commodities.

Esta caída de precios reduce las presiones sobre la inflación. Pero la devaluación que también comenzó a sentirse hace pocas semanas, le añadirá un elemento alcista al entorno en la medida que los bienes importados se encarecen.

Para Camila Pérez, otro problema que tendrá un efecto importante sobre la inflación del año entrante será la negociación salarial. Piensa que los sindicatos no estarán muy dispuestos a establecer el salario mínimo muy por debajo de la inflación y si su posición prevalece, se mantendrá una fuerte presión sobre los precios de toda la economía porque aumentarán en esa medida los costos de producción.

La tarea del Banco en este momento es la de hacer que las expectativas de inflación se moderen. Aunque la inflación básica (sin alimentos ni servicios públicos) ha bajado, la última encuesta muestra que ninguno de los encuestados cree en que se alcance la meta de 4,5% y por el contrario, que la inflación alcance el 6%.

Un alza de tasas puede ayudar a rebajar las expectativas, sobre todo en un momento en que ya se espera que la crisis financiera internacional afloje, con la decisión de la Fed y del Departamento del Tesoro de Estados Unidos de aliviar de raíz los motivos de la crisis con un paquete de salvamento amplio y con la prohibición de hacer operaciones en corte que impusieron varios países.

La otra gran consideración del Banco está en el crecimiento económico, que también puede acelerar o retardar el crecimiento en los precios. Si bien el lunes el Dane divulgara los datos del PIB del trimestre anterior, la Junta ya tiene una buena idea de lo que ocurrió en materia de producción hasta ahora.

En opinión de Camila Pérez, la suma de todas las presiones no es suficiente para bajar las tasas, “pero no los veo subiendo”, señala.

Sin embargo, la decisión del Banco de la República podría ser la de subir las tasas aprovechando desde temprano la nueva etapa de tranquilidad en los mercados de capitales internacionales.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?