| 9/24/2008 12:00:00 AM

McCain y Obama en pleno desacuerdo

El candidato republicano suspendió todos los actos de campaña que tenía previstos para volver a Washington y participar en las negociaciones sobre el plan anticrisis.

El candidato presidencial republicano John McCain dijo el miércoles que está suspendiendo su campaña y regresará a Washington para enfocarse en la aguda crisis financiera del país.

Señaló que pidió a su adversario demócrata Barack Obama que se reúna con él en Washington y acuerde retrasar el primer debate entre ambos programado para el viernes.
La oficina de campaña de Obama dijo que éste prefería proseguir con el debate, y la Universidad de Misisipí, anfitriona del evento, señaló que está siguiendo adelante con los preparativos porque no ha "recibido notificación de ningún cambio en cuanto a fecha o lugar".


Incluso antes de que la oficina de campaña de Obama señalara su inclinación a seguir adelante con la fecha y hora programadas, Bill Burton, vocero del candidato demócrata, emitió un comunicado diciendo que McCain realizó su anuncio de manera unilateral momentos después de acordar una acción conjunta por parte de ambos candidatos, la cual fue iniciada por Obama con una llamada telefónica personal a McCain el miércoles temprano.


"A las 8:30 de esta mañana, el senador Obama llamó al senador McCain para preguntarle si se uniría en la emisión de un comunicado conjunto delineando los principios y las condiciones que ambos comparten ante el plan de rescate financiero del Tesoro, y para exhortar al Congreso y a la Casa Blanca que actúen de manera bipartidista al aprobar una propuesta", señaló.

"A las 2:30 de la tarde, el senador McCain respondió la llamada del senador Obama y acordó unirse a él en la emisión de tal comunicado. Las dos oficinas de campaña están actualmente trabajando juntas sobre los detalles", agrega el texto de Burton.

Brian Rogers, vocero de McCain, contestó diciendo que Obama no contactó a McCain el miércoles por la mañana.

"El senador Obama telefoneó al senador McCain a las 8:30 esta mañana, pero no habló con él", señaló Rogers en un comunicado. "Nunca se conversó sobre el asunto de la llamada del senador Obama al senador McCain. El senador McCain estuvo reunido con asesores económicos y hablando a líderes del Congreso durante todo el día previo a la llamada del senador Obama", agregó.

"A las 2:30 de la tarde, el senador McCain telefoneó al senador Obama y le expresó una preocupación profunda en el sentido de que el plan que está en la mesa no sea aprobado como está. Pidió al senador Obama que se una a él para regresar a Washington y encabezar un esfuerzo bipartidista con el fin de solucionar este problema", apunta el comunicado.

En una declaración por separado, Rogers dijo que la oficina de campaña también suspendería anuncios y recaudación de fondos.

McCain advirtió sobre las consecuencias si el Congreso no actúa rápidamente y se pone de acuerdo sobre el plan de rescate financiero de 700.000 millones de dólares que el gobierno del presidente George W. Bush envió esta semana.

"Si no lo hacemos, el crédito desaparecerá, con consecuencias devastadoras para nuestra economía. La gente ya no podrá comprar casas y los ahorros de su vida estarán en riesgo. Los negocios no tendrán dinero suficiente para pagar a sus empleados", dijo el candidato presidencial republicano.

"Si no actuamos, cada rincón de nuestra economía será afectado. No podemos permitir que esto ocurra", subrayó en un comunicado que leyó en la ciudad de Nueva York. 

Reunión económica

De otra parte, mas temprano, el candidato presidencial republicano, John McCain, recibió el miércoles de varios expertos económicos una actualización sobre la crisis de Wall Street y se mostró cauteloso sobre su voto por el plan de rescate de 700.000 millones de dólares.


El senador por Arizona dijo que el líder de la mayoría del Senado Harry Reid, demócrata por Nevada, se equivocó al decir el martes que McCain planeaba votar por el debatido plan de rescate.


"No dije eso", dijo McCain a periodistas. Más tarde, su principal colaborador, Mark Salter, añadió: "No ha dicho eso a (el secretario del Tesoro Henry) Paulson, ni a Reid ni a nadie. Ni me lo ha dicho a mí".


El comentario del candidato trascendió mientras se reunía con varios expertos económicos y presidentes actuales y pasados de grandes corporaciones como John Chambers, de Cisco, el gobernador de Massachusetts Mitt Romney, la ex presidenta de eBay Meg Whitman y el ex presidente de Merrill Lynch, John Thain.


Ni McCain ni su rival demócrata Barack Obama han declarado su oposición al plan que se está negociando en el Congreso, aunque ambos han expresado sus críticas. Ambos están intentando posicionarse para proyectar un fuerte liderazgo ante los votantes, a sólo seis semanas de las elecciones del 4 de noviembre.


"La mayoría de los estadounidenses creen firmemente que esto no es su culpa, sino que Wall Street, Washington y sus relaciones internas son las que han provocado gran parte de los problemas," dijo McCain.


El candidato dijo que cualquier paquete debe tener "transparencia, responsabilidad de los líderes empresarios y obviamente estar a favor de los intereses de los habitantes de este país, que van a pagar 10.000 dólares por vivienda para tomar las medidas necesarias que restauren nuestra confianza."


Mientras Obama estaba en Florida preparándose para su primer debate con McCain el viernes en Mississippi, el republicano realizaba una ronda de reuniones con líderes extranjeros en Nueva York en el marco de la Asamblea General de la ONU.


La lista incluyó una sesión conjunta con los presidentes de Georgia y Ucrania, que están preocupados por Rusia luego de la invasión de Moscú en Georgia el mes pasado. También se iba a reunir con el primer ministro indio, Manmohan Singh.

 


Agencias

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?